Zona de Prensa



El uso inadecuado de antibióticos hace que las infecciones sean cada más difíciles de tratar y provoca miles de muertes al año
14 de noviembre 2019

La resistencia de las bacterias a los fármacos antimicrobianos será la principal causa de muerte en 2050 por encima de enfermedades como el cáncer, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), las infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos causaron 33.000 muertes en 2015 en Europa. En España, la cifra anual de muertes atribuibles a infecciones por bacterias resistentes asciendería hasta 3.000 según los datos del Ministerio de Sanidad


Sin embargo, estos datos podrían estar minimizando el problema, el “Segundo Registro Nacional de Pacientes con Infecciones por Bacterias Multirresistentes (BMR)”, llevado a cabo en diferentes hospitales españoles en la semana del 4 al 10 de marzo de 2019 por la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología clínica (SEIMC) ha obtenido unos resultados alarmantes. Según este estudio, se puede estimar que, durante el año 2019, 221.958 (IC95%: 195.384-217.420) pacientes sufrirán una infección por bacterias multiresistentes (BMR) en nuestro país y, de ellos, 26.271 (IC95%: 24.974-33.299) morirán en los 30 días siguientes al diagnóstico.3 La concienciación sobre el uso racional y prescripción responsable de antibióticos, junto con la optimización del diagnóstico microbiológico son las claves de este reto mundial.

“Estamos empezando a identificar algunas bacterias que son resistentes a todos los tratamientos antibióticos de los que disponemos, obligándonos incluso a emplear sustancias que habían dejado de usarse por su toxicidad”, comenta Eleonora Bunsow, microbióloga clínica y Medical Advisor de bioMérieux Iberia. “Los profesionales sanitarios tenemos la responsabilidad de luchar contra este problema, concienciando a los pacientes del uso adecuado de antibióticos y prescribiéndolos solo cuando sea necesario”, añade la microbióloga.

Se estima que entre el 30% y el 50% de las prescripciones de antimicrobianos podrían ser innecesarias. En este sentido, es imprescindible conocer cuál es el origen de la enfermedad infecciosa y, para ello, la formación de los profesionales sanitarios en materia de diagnóstico microbiológico es crucial para optimizar el uso de tratamientos antimicrobianos.

Por este motivo, bioMérieux ha puesto en marcha, junto a la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), un curso gratuito sobre las últimas novedades en diagnóstico microbiológico y cómo este puede contribuir en la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

Para los interesados en el curso, que celebra su segunda edición, la matrícula se realiza desde la página web de la SEIMC (http://campus.seimc.org). En la formación, se pone de relieve la importancia de la utilización de técnicas rápidas de diagnóstico microbiológico para minimizar los tiempos entre la detección del foco de la infección y el inicio del tratamiento específico. Este ahorro en los tiempos de diagnóstico resultaría crucial en enfermedades tiempo-dependientes como la sepsis o la meningitis.

Una campaña de concienciación sobre el uso responsable de los antibióticos

Con el objetivo de concienciar a los profesionales sanitarios de su papel de responsabilidad en la lucha contra las resistencias, bioMérieux ha puesto en marcha una campaña bajo el lema ‘salvemos los antibióticos’. Para ello, la compañía ha producido unos pines con el claiming de la campaña que distribuirá entre los servicios de laboratorio de microbiología de los hospitales del territorio nacional. La campaña se pone en marcha coincidiendo con la Semana Mundial de Concienciación del Uso de Antibióticos.

“Queremos hacer un llamamiento a todos los profesionales sanitarios y pedirles su colaboración para luchar contra las resistencias a los antibióticos. El autoconsumo de antibióticos es un problema grave, pero como profesionales sanitarios tenemos una gran responsabilidad, ya que podemos limitar este mal uso de los tratamientos por parte del paciente si solo prescribimos antibióticos cuando es necesario y en la dosis necesaria”, añade Eleonora Bunsow.

¿Qué es la resistencia a los antibióticos (AMR)?

Los microorganismos disponen de unos mecanismos naturales mediante los cuales consiguen adaptarse y volverse invulnerables a los tratamientos antimicrobianos. El uso inadecuado de los antibióticos agrava esta situación, por lo que las autoridades sanitarias llevan años intentando revertirla mediante campañas de concienciación para un uso adecuado de estos tratamientos. De hecho, en la actualidad ya existen cepas de bacterias multirresistente o incluso panresistentes (resistentes a todos los medicamentos disponibles). Los antibióticos son el único tratamiento que tenemos para combatir las infecciones bacterianas y sin ellos estaríamos en un escenario similar a la era preantibiótica.


Convocatoria:   - 10 de diciembre 2019