Especialidades Médicas- Sexologia


Travestismo y Transexualismo. Fetichismo
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 16 de enero 2007
El travestismo y el transexualismo son dos variantes de la sexualidad, que mucha gente tiende a confundir y mezclar.

El travestismo se caracteriza por un deseo insistente de usar la ropa del sexo opuesto y caracterizarse con todos los complementos para parecer una mujer en el caso de los hombres y un hombre en el caso de las mujeres. Hacer esto conlleva excitación sexual a esas personas.

Se observa esta conducta casi siempre en hombres, tal vez porque la moda femenina hace ya mucho que ha asumido, como algo completamente normal, muchas de las peculiaridades del vestir masculino.

Estos hombres pueden ser homosexuales o heterosexuales, se da una proporción aproximada del 50% de unos y otros.

El miedo de los heterosexuales que se trasvisten es atraer a algún hombre y que éste descubra su identidad. Ligar con hombres no es en absoluto su objetivo, pero se excitan al sentirse admiradas como mujer.

El caso de los homosexuales travestís es distinto, lo que esperan es que un hombre les desee como a una mujer y atraerles con todos los elementos femeninos que sean capaces de usar.

Unos usan el disfraz solo para estar en casa o asistir a fiestas privadas. Otros generalizan el disfraz en todas las situaciones excepto en las relacionadas con el trabajo.

Y muchos sólo se travisten en fiestas sociales en las que las normas lo permiten, como en Carnaval. Fíjense en cuántos hombres eligen siempre este disfraz en cuanto tienen la menor ocasión.

Hay que diferenciar entre la afición a disfrazarse , que representa un grado menor y el deseo irrefrenable y obsesivo de hacerlo, aunque sea a escondidas, y que a menudo va acompañado de automasturbación o relación sexual con otros, si hay suerte.

Hay hombres casados que regalan ropas sexy a sus mujeres para después hurtar esas prendas y vestirse con ellas.

Los travestís gays suelen usar el género femenino al hablar entre ellos y adoptar actitudes sociales y sexuales femeninas con sus parejas.

Esta conducta se da también en sociedades primitivas. Son hombres que suelen tener prestigio y poder dentro de su sociedad. Pueden casarse con un hombre, y también tener una amante femenina para recrearse heterosexualmente. A su pareja masculina se le permite también el matrimonio con otra mujer.

La distinción entre esta variante y el fetichismo es a veces confusa. El fetichista se siente sexualmente atraído por alguna parte del cuerpo, por alguna peculiaridad (obesidad, prótesis de pierna, etc.), o por algún objeto inanimado que no tiene ninguna connotación sexual en sí mismo (ropa interior, zapatos de tacón, joyas, pañuelos, etc.).

Un comportamiento fetichista moderado se da en muchos hombres, pero en su forma extrema (ser capaz de excitarse sólo ante el fetiche y no ante una mujer) es poco frecuente.

Esta variante se da casi exclusivamente en hombres con orientación heterosexual.

La causa suele ser un aprendizaje fortuito en el que un hombre ha tenido repetidamente placer sexual ante la visión o contacto con el objeto fetiche. Así el objeto, más tarde, es por sí solo capaz de producirle excitación.

Los transexuales son también travestís, pero cumplen además estas tres características .

1- Sienten extrañeza ante el sexo físico con el que han nacido y consideran que la Naturaleza se ha equivocado con ellos.

2- Se sienten psicológicamente del sexo opuesto (es físicamente hombre, pero se siente psicológicamente mujer. O es físicamente mujer , pero se siente psíquicamente hombre).

3- Desean, no solo vestirse como el sexo opuesto, desean cambiar de sexo.

4- Este es un trastorno muy serio para la persona que lo sufre.

Es muy poco frecuente. Las estadísticas hablan de un caso cada 40.000 hombres, y es aún menos frecuente en mujeres.

Los exámenes genéticos, hormonales y morfológicos son normales, así es que no se encuentra una explicación orgánica. Todos ellos se dan cuenta de que “ les pasa algo” durante la primera infancia. Y también todos sufren problemas psicológicos y de relación, creados por la falta de aceptación social de su condición.

El tratamiento dirigido a cambiar el concepto que tienen de sí mismos, no da resultado, así es que se les recomienda cambiar su aspecto exterior mediante un tratamiento hormonal, y algunos llegan a realizarse una intervención de cirugía plástica, difícil, arriesgada y cara que transforma sus órganos sexuales de masculinos a femeninos o viceversa.

A las mujeres se les administra hormona sexual masculina de forma continuada, lo que reduce el tamaño de sus pechos y permite la aparición de caracteres sexuales secundarios (barba, pelo en el cuerpo etc.)

A los hombres se les inyecta hormona sexual femenina, que aumenta el tamaño de las mamas y atenúa las características sexuales masculinas.

La intervención de los genitales consiste, en el caso del hombre en castrarle y crearle una vagina artificial a partir de sus propios tejidos y nervios. Pueden llegar a tener sensaciones normales de placer y , con éxito, llegar al orgasmo.

A la mujer se le conforma un pene a partir de su vulva y clítoris y, con éxito, pueden llegar a tener erección,aunque no eyaculación.

El paciente necesita también un acompañamiento psicológico que le adapte a su nueva situación, personal, social y legal.

Se da también el caso de hombres, no transexuales, que se travisten y hormonan para conseguir un aspecto ambiguo con fines artísticos o de prostitución.

Es importante conocer y saber valorar los esfuerzos que las personas aquejadas de estas variantes de la sexualidad suelen hacer para normalizar sus relaciones y sus vidas.

Todos pueden y deben solicitar ayuda psicológica y acudir a un sexólogo.




Comentarios

Linda
2019-12-30 08:35:38
Hola soy travesti,. comence desde mi infancia, mi.mama me ponía la ropa de mi herma, más tarde yo me hice le hábito de usar la por mi propia cuenta y me gustó despertó en mi un exitacion total en mi sexualidad, me vestía cuando estaba sola y salía de vez en cuando a la calle, me gustaba que me vieran bonita, tuve una juventud normal, tenía novias y me gustaban, más tarde me case y seguí vitiendome a escondidas con la ropa de ella a escondidas y así por varios años, hasta que le confesé mi gusto por lo femenino ella se deprimió obvio no le agrado así que seguí me vistiendoa y maquillando a escondidas pero me cacho con su ropa íntima puesta y se enojo mucho me dijo que necesitaba terapia y que ella me ayudaría a superarlo. Le dije que me cuesta mucho trabajo quitarme ese habito.

Seudónimo
2019-06-28 06:35:20
A mí me encanta usar prendas de mujer solo por el gusto de hacerlo, soy heterosexual, pero me fascina usar tanguitas,brasier, minifaldas, pelucas,tacones de 15 cm, me gusta maquillarme que he aprendido en tutoriales y en verdad no me reconozco, me agrada mucho mi imagen de mujer y no lo hago para atraer hombres, ni deseo convertirme e mujer, solo el gusto de travestirme y disfrutar el momento, me he atrevido a salir en la noche manejando con zapatillas, es electrizante la sensación de que te vayan a reconocer o ver, el hecho de pararme en un semáforo y se me pare un auto más alto que el mío hace que mi corazón vaya al cien, pues pienso me pueden ver las piernas, es mucha adrenalina andar así, llegó a manejar hasta una hora por diferentes puntos de la ciudad iluminados y me fascina sentir el aire en mis piernas depiladas, regreso a casa me desmaquillo, me quito la ropa me doy un baño relajante y duermo como si hubiera tomado sonideros, totalmente relajado después de esa experiencia de andar vestido como mujercita

Diva
2018-12-03 08:51:02
¡Buen día! Yo he sido víctima de esta parafilia, antes sufría de excitación por las mujeres con sobrepeso, no obstante, me esforcé demasiado para poder dejar ese comportamiento, lo que no esperaba era adquirir esta nueva condición. Empezó con una ropa interior, inofensivo, quería provocarme placer evitando la pornografía, nunca creí terminar de este modo. Mi límite fue utilizar ropa interior, tacones, vestidos cortos y lindos, peluca y maquillaje, todo esto a fin de comunicarme con extraños por Skype y vernos mutuamente, eso sí, ellos también debían ser travestis. Ahora he luchado contra este mal y creo que estoy ganando, el brío por hacerlo es manejable; mas, creo que una nueva parafilia está surgiendo, las mujeres bajas me parecían triviales, actualmente me encantan. Creo que eliminaré parafilias hasta quedarme con la más inofensiva.

Any lina
2018-11-30 07:35:52
Me travisto y me buscan los hombres. Y no creo nesecitar un sicologo que me enferme. Ni orientacion. Me siento mujer cuando un hombre me pide compañia sin importarle mi pene. Los demas son homofóbicos o reprimidos(sin animo de ofender)

Any lina
2018-11-30 07:36:09
Ser travesti me inquieto siempre. Admiraba la ropa femenina. Pero me case por cumplir mi rol de hombre. Y fue estando casado que mi sexualidad desperto mirando el cuerpo de mi mujer deseando ser yo quien usara esas delicadas prendas. Y como ella desdeñaba mi pasion me masturbaba con sus panties, luego me los ponia, acariciandome y mirandome al espejo. Pronto me vesti completamente y nunca me satisfacia mi imagen. Nesecitaba la aprobacion de un hombre y salia de madrugada a caminar para que alguien me mirase y me dijera con palabras y actos que era yo toda una mujer para satisfacerlo. Quiza me vea ridiculo vestido pero ya no tengo conflicto, lo disfruto en verdad y lo aprueban quienes comparten mi secreto.

Ismael
2018-11-06 11:38:45
Pedesco de transveztismo me a afectado mucho clinicamente me siento mal y mentalmente la que a pesar de que siempre e buscado un lugar seguro existen grupos de personas que sin conoser del tema an estado sacando fotos y videos y pistiando las en alertas todos a mi alrededor saben eso me a afectado muchísimo el interés es x la ropa primero y con el tiempo también a imágenes y conversaciones fantasiosas de mujer el abuso social me a afectado mucho mentalmente y emocionalmente estoy en el fondo de un Barranco


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.