Especialidades Médicas- Reumatologia


La prevención de la osteoporosis empieza en la infancia
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 20 de octubre 2016
La mayoría de la gente cree que la osteoporosis es una enfermedad de los ancianos, a causa de la pérdida de masa ósea que tienen las personas de mayor edad. Nada más lejos de la realidad: el desarrollo y crecimiento de los huesos durante la infancia y la adolescencia es tan importante como la pérdida ósea en el desarrollo de la osteoporosis

Los huesos crecen y se desarrollan en tamaño y resistencia durante la infancia. El nivel de masa ósea alcanzado en esta etapa ayuda a determinar la salud esquelética durante toda la vida. Cuanto mayor sea la masa ósea que se alcance tras la adolescencia, mayor será la protección que se tiene frente a la pérdida de densidad ósea durante toda la vida.

La infancia también es una etapa crítica para el desarrollo de los hábitos y del estilo de vida que mejorarán o no la salud ósea durante toda la vida. El tabaquismo, que generalmente comienza en la infancia-adolescencia, tiene un efecto perjudicial sobre la adquisición de masa ósea.
"Solamente un 25% de los niños y un 10% de las niñas
entre 9 y 17 años siguen una alimentación que alcanza
las recomendaciones de la ingesta diaria de calcio"


Una buena nutrición es vital para un crecimiento normal. Todos los tejidos, incluido el hueso, necesitan una alimentación equilibrada con las calorías apropiadas y los nutrientes adecuados para su desarrollo. Desgraciadmente, no todo el mundo sigue una alimentación óptima para la salud de sus huesos.

El calcio y la vitamina D

Las recomendaciones actuales de una buena alimentación para prevenir la osteoporosis son una ingesta diaria de calcio de unos 800 miligramos para los niños entre 3 y 8 años y de 1.300 miligramos para los niños entre 9 y 17 años. Pero solamente un 25% de los niños y un 10% de las niñas entre 9 y 17 años siguen una alimentación que alcanza estas recomendaciones.

"El calcio es el nutriente específico más importante
para la adquisición de la máxima masa ósea posible
y para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis"


El calcio es el nutriente específico más importante para la adquisición de la máxima masa ósea posible y para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis. La vitamina D es necesaria para que el organismo absorba el calcio de la forma más efectiva y también es importante para la salud de los huesos. La mayoría de los niños ingieren suficiente vitamina D gracias a la leche enriquecida con vitamina D. Pero los adolescentes no consumen suficientes productos lácteos y no alcanzar a ingerir el nivel adecuado de vitamina D. Y en particular, las dietas y el ayuno en busca de la delgadez tienen un impacto negativo sobre la adecuada nutrición y la salud ósea. Puede ser necesario tomar suplementos de calcio y vitamina D. Aunque la investigación en el campo del calcio y la vitamina D en relación a la máxima masa ósea de chicos y chicas sigue adelante, ya se pueden establecer las siguientes recomendaciones, para padres y para hijos, que se han demostrado beneficiosas:

· Mantener una ingesta adecuada de calcio y vitamina D durante toda la vida. Las principales fuentes de estos nutrientes son la leche y los derivados lácteos y las frutas y verduras frescas

· Practicar ejercicio de forma periódica

· Mantener una alimentación equilibrada y un estilo de vida saludable

"Cuanto mayor sea la masa ósea que se alcance tras la adolescencia,
mayor será la protección que se tiene frente
a la pérdida de densidad ósea durante toda la vida"


Otros factores de riesgo

Varios grupos de niños y adolescentes pueden encontrarse en determinados grupos de riesgo de una pobre masa ósea, entre ellos los siguientes:

· Recién nacidos prematuros o de bajo peso al nacer, ya que tienen una masa ósea menor de la normal durante sus primeros meses de vida

· Niños que toman medicación como corticoides inhalados o por vía oral para el tratamiento de enfermedades inflamatorias crónicas o respiratorias crónicas como el asma

· Niños con fibrosis quística, celiaquía y enfermedad inflamatoria intestinal, puesto que estas enfermedades dificultan la absorción adecuada de los nutrientes de la alimentación

· Niñas adolescentes con ciclos menstruales mínimos, prolongados o irregulares a causa de un entrenamiento atlético profesional, estrés emocional o peso corporal bajo





Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.