Especialidades Médicas- Pediatria


Enfermedades transmitidas en la escuela: los siete sospechosos habituales
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 23 de noviembre 2011
Los niños vuelven al colegio, donde encontrarán nuevos amigos, nuevas ideas, nuevas experiencias, ... y también nuevas enfermedades infecciosas.

Al igual que otros lugares en donde las personas están en habitaciones cerradas, los colegios son fuentes de bacterias, virus y otros microorganismos que transmiten enfermedades y producen la interrupción de las rutinas familiares.

Una de las formas más efectivas de prevenir las infecciones es también una de las más sencillas: lavarse las manos. Algo tan simple puede representar una gran diferencia. Hay que enseñar a los niños a lavarse las manos con frecuencia: antes de comer y después de ir al baño, de tocar otros fluidos corporales, de haber estado en un parque público, de haber tocado algún animal, etc. Y hay que enseñarles a lavarse bien, con energía, tanto las palmas como el dorso de las manos, con jabón y aclarándolas bien bajo el chorro de agua.

Recuerde que los antibióticos son útiles solamente frente a algunas infecciones producidas por bacterias. La mayoría de infecciones respiratorias, con síntomas tipo resfriado o gripe están causadas por virus, frente a los cuales los antibióticos no son eficaces. Los analgésicos y antitérmicos deben ser utilizados tras la consulta con el pediatra y solamente cuando están indicados.

En la mayoría de casos, las enfermedades más habituales que pueden padecer los niños en edad escolar, pueden ser tratadas en casa sin demasiados problemas, pero no dude en consultar al médico en caso de duda, enfermedad severa o no mejoría en un plazo de tiempo razonable.

Piojos en la cabeza

Síntomas

- picor en el cuero cabelludo y presencia de liendres, que son los huevos del piojo, blandos y finos, firmemente adheridos a los cabellos.

Tratamiento

- utilizar un champú o loción específica para matar los piojos, que se puede encontrar fácilmente en las farmacias, siguiendo cuidadosamente las instrucciones de uso. Mojar el cuero cabelludo del niño con una solución de agua y vinagre para ablandar las liendres y elliminarlas utilizando un peine de púas muy finas y apretadas ("liendrera"). Una vez eliminadas el niño puede volver al colegio. Comprobar la ausencia de liendres alrededor de una semana después y repetir el tratamiento si es necesario. Cualquier otro miembro de la familia que tenga picor o erupción en la cabeza debe seguir el mismo tratamiento, aún cuando no se vean los piojos ni las liendres.

Prevención

- tras tratar al niño, lavar la ropa del niño y la ropa de su cama en agua caliente y secarla con aire caliente. Los peines y los cepillos del pelo deben mantenerse en agua caliente al menos una hora. Se debería aspirar el mobiliario, cortinas, alfombras, etc., de toda la casa. Los objetos que no se puedan lavar como los animales de peluche, pueden ser introducidos en una bolsa de plástico bien cerrada durante tres semanas hasta que se hayan muerto los piojos y sus huevos. Enseñe a su hijo a no compartir peines, cepillos para el pelo, sombreros, etc. con otros niños.

Resfriados

Síntomas

- estornudos, mocos, dolor de garganta, tos, decaimiento, fiebre.

Tratamiento

- dejar descansar al niño tanto como necesite. Ofrecerle líquidos con frecuencia. Los líquidos calientes y la humidificación del aire ayuda a eliminar las mucosidades. Los medicamentos antigripales no aceleran la recuperación del niño. Un analgésico-antitérmico como el paracetamol puede aliviar alguna molestia del resfriado, utilizado a las dosis apropiadas y tras recomendación del pediatra.

Prevención

- evitar que el niño comparta alimentos, pañales o toallas con los compañeros de clase. Enseñar al niño a estornudar y toser sobre pañuelos desechables y a lavarse las manos con frecuencia.

Enseñe a su hijo a no compartir alimentos, objetos de aseo y objetos personales.

Gastroenteritis ("gripe intestinal")

Síntomas

- náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, calambres abdominales.

Tratamiento

- reposo general y digestivo, no ofreciendo comida ni bebida durante unas horas. Tras los vómitos se puede beber líquido en pequeñas cantidades y frecuentemente. Pueden ofrecerse alimentos como galletas, tostadas, arroz o pollo a las 6-8 horas después de que hayan desaparecido los vómitos. No ofrecer comida si los vómitos vuelven a aparecer. No ofrecer leche ni derivados, ni alimentos grasos durante unos días. Ofrecer líquidos para evitar la dishidratación que puede identificarse por sequedad de boca, aumento de la sed y ojos enrojecidos y llanto sin lágrimas.

Prevención

- lavarse las manos frecuentemente, especialmente tras haber ido al baño y enseñar al niño a hacer lo mismo. Manipular los alimentos con cuidado, cocinar bien las carnes y refrigerar rápidamente los alimentos.

El paracetamol puede ser útil para aliviar algunas molestias y la fiebre.

Conjuntivitis ("ojos rojos")

Síntomas

- ojos rojos, que pican, visión borrosa, sensibilidad a la luz, lagrimeo, formación de "legañas"

Tratamiento

- consulte con su médico si es preciso el empleo de un colirio, un antibiótico y los días que el niño debe permanecer sin ir al colegio. Las compresas calientes humedecidas suelen alivar las molestias del ojo enfermo.

Prevención

- tras el diagnóstico de conjuntivitis, cambiar diariamente la toalla del niño, la funda de la almohada, etc. Enseñe a su hijo a lavarse las manos frecuentemente, a no tocarse los ojos y a no compartir pañuelos, toallas o cosméticos.

Los analgésicos y antitérmicos deben ser utilizados tras la consulta con el pediatra y solamente cuando están indicados.

Amigdalitis ("anginas")

Síntomas

- dolor de garganta, dolor al tragar, fiebre, dolor de cabeza, dolor de barriga, amígdalas aumentadas de tamaño y ganglios en la zona del cuello y detrás de las orejas. Es típico ver una garganta enrojecida con placas blanquecinas.

Tratamiento

- generalmente se realiza en la consulta del médico, si no en la primera visita, en la siguiente, a las 24-48 horas. El tratamiento suele incluir antibióticos. El niño puede volver al coelgio cuando ya no tenga fiebre, aunque siga tomando el tratamiento antibiótico.

Prevención

- enseñe a su hijo a no compartir alimentos, cubiertos, pañales, pañuelos o toallas.

Los antibióticos son útiles solamente frente a algunas infecciones producidas por bacterias

Varicela

Síntomas

- erupción rojiza que pica, que luego se convierte en ampollas, se secan y se vuelven costras. Los niños con varicela son contagiosos desde 24 horas antes de que aparezca la erupción, hasta que se caen las costras. La erupción generalmente empieza en la cabeza y la espalda y luego afecta a todo el cuerpo. La fase de erupción dura unos 4-5 días y las costras caen al cabo de una semana. La fiebre es frecuente, y desaparece cuando termina la erupción.

Tratamiento

- reposo absoluto. Para calmar el picor son útiles los frecuentes baños de agua fría, a la que se puede añadir bicarbonato. También se puede aplicar loción de calamina sobre las ampollas. Ofrecer al niño alimentos blandos o líquidos si hay erupción en la boca. Para reducir la irritación cuando el niño se rasca hay que cortarle bien las uñas. Puede utilizarse algún antitérmico como el paracetamol para la fiebre, a las dosis apropiadas y bajo recomendación médica. El ácido acetilsalicílico no está recomendado. El niño debe permanecer en casa hasta que se le hayan caído todas las costras, generalmente en unos siete días.

Prevención

- consulte a su pediatra sobre la posibilidad de vacunarse frente a la varicela para niños de un año de edad o mayores.

Una de las formas más efectivas de prevenir las infecciones es también una de las más sencillas:

- lavarse las manos.

Mononucleosis

Síntomas

- fatiga, fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, ganglios (adenopatías).

Tratamiento

- el diagnóstico necesita de una prueba sanguínea y una exploración por parte del médico. Si la prueba es positiva el reposo absoluto es necesario. Ofrecer líquidos para evitar la deshidratación. Para aliviar el dolor de garganta son útiles las gárgaras de agua con sal. El paracetamol puede ser útil para aliviar algunas molestias y la fiebre. Si la exploración médica detecta el aumento de tamaño del bazo (esplenomegalia), el médico recomendará la abstención de practicar deportes de contacto hasta que recupere su tamaño normal. El médico le informará de cuando es apropiado que el niño vuelva a sus actividades normales.

Prevención

- enseñe a su hijo a lavarse las manos con frecuencia. Enseñe a su hijo a no compartir alimentos, vasos, cubiertos, etc.




Comentarios

alejandra
2012-01-02 07:42:56
hola mi hija tiene varicela pero sus vistas estan rojas y necesito algun consejo para pòder ayudar a mki hija


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.