Especialidades Médicas- Odontologia


Guía de la salud dental del niño
Autor: Dra. Mercè Piera - Revisado: 8 de febrero 2010
Para tener una boca sana con una sonrisa radiante de dientes blancos, los cuidados comienzan antes de que salga el primer diente de la encía del recién nacido

Para tener una boca sana con una sonrisa radiante de dientes blancos, los cuidados comienzan antes de que salga el primer diente de la encía del recién nacido. Los padres juegan un papel fundamental en el desarrollo de una buena salud dental de su hijo. Las visitas con el pediatra son importantes.

Las visitas periódicas con un profesional dental, tomar suficiente flúor y alimentarse correctamente, son los pasos que llevan a una buena salud dental. Seguir estas recomendaciones y enseñarlas a los niños puede permitir que el niño tenga unos dientes sanos y una sonrisa saludable.

¿Cuándo salen los dientes?

Los dientes empiezan a formarse bajo las encías antes de que nazca el niño. Durante el embarazo la madre ya puede ayudar a una buena salud dental de su hijo siguiendo las recomendaciones del médico y alimentándose de forma equilibrada. Los primeros dientes de niño salen alrededor de los 5-6 meses de edad, pero esto es variable. A otros niños no les salen los dientes hasta que tienen 1 año de edad.

Cuando van a empezar a salir los dientes, la encía del niño se hincha e inflama justo encima de donde va a aparecer el primer diente. Esto produce molestias al niño, que pueden aliviarse gracias a “mordedores” o chupetes, para que los muerdan o chupen, mejor si previamente se han metido en la nevera, ya que el frío reduce aún más las molestias.

No hay que dar nunca al niño chupetes mojados en líquidos dulces, ya que el azúcar se queda en los dientes y proporciona alimento para las bacterias que posteriormente producirán las caries dentales.

No hay que dar nunca al niño chupetes mojados en líquidos dulces

Cuando el niño tiene varios meses, empieza a producir más saliva de la que es capaz de tragar, por lo que suele babear. Hacia la misma edad el niño empieza a coger objetos con sus manos y a llevárselos a la boca: chupar y morder objetos es una parte natural del desarrollo del niño y no tiene por qué indicar que está saliendo otro diente.

Los dientes de leche, o infantiles, o temporales, ayudan al niño a masticar la comida, a hablar claramente y a guardar el sitio para los dientes permanentes o definitivos, que empiezan a salir hacia los 5 ó 6 años de edad. Es importante iniciar al niño en los buenos hábitos para la salud dental lo antes posible, puesto que los niños que empiezan de pequeñitos a tener cuidado de sus dientes tienen más probabilidades de tener buenos hábitos dentales cuando sean adultos.

El flúor

La pasta de dientes y el agua del grifo pueden contener flúor, un mineral que es importante para la salud dental. El flúor es un compuesto químico natural que puede ser añadido al agua del grifo. Refuerza el esmalte, la dura capa externa que recubre el diente. La producción del esmalte empieza antes de que salgan los dientes, de manera que el flúor ayuda a prevenir la caries desde el principio. Además, el flúor también ayuda en la reparación de la lesión del esmalte de los dientes.

El flúor refuerza el esmalte dental

El contenido de flúor del agua del grifo es muy variable: el agua que tiene unos bajos niveles de flúor puede representar un problema para los niños que no ingieren suficiente flúor a partir de su lactancia materna o del biberón. La consulta con el pediatra sobre el tema puede hacer que el niño empiece a tomar cantidades suplementarias de flúor a partir de los 6 meses de edad, que debería continuar hasta los 16 años de edad, aproximadamente.

¿Cuándo debería empezar la higiene dental del niño?

La higiene dental diaria debería empezar en cuanto aparezca el primer diente del niño. Para ello basta frotar los dientes con una gasa limpia. El cepillo y la pasta dentífrica con flúor se introducen cuando el niño es mayor y sea capaz de cepillarse los dientes él solo todos los días.

La higiene dental diaria debe empezar ya con la aparición del primer diente

El flúor de la pasta dental se absorbe a través del esmalte y ayuda a prevenir las caries. Puesto que el niño suele tragarse la pasta dentífrica hay que poner una pequeña cantidad de pasta (del tamaño de un guisante) con flúor en el cepillo. Si se ingiere demasiado flúor de la pasta dentífrica se puede producir un moteado de parches blancos brillantes en el esmalte de los dientes.

Las caries

Hay que revisar periodicamente los dientes del niño en busca de caries, que suelen aparecer como manchas blancas, amarillas o marrones sobre los dientes. Algunos niños pueden desarrollar caries a pesar de unas correctas medidas preventivas. Puede ser porque es un problema frecuente en su familia, ya que la herencia genética juega un papel en la salud dental global de un individuo.

¿Chuparse el dedo gordo es malo para los dientes?

Chuparse el dedo gordo es algo normal en los niños y no suele producir problemas permanentes si no se continúa haciendo más allá de los 5 años de edad. Tampoco es recomendable el uso de chupetes pasada esta edad. Los niños que se chupan el dedo pasados los 5 años deberían ser llevados al dentista pediátrico para determinar si ya hay problemas o aún no.

¿Poner al niño en la cama con un biberón es malo para los dientes?

Los niños que se ponen en la cama con un biberón lleno de leche o zumo de frutas tienen un riesgo elevado de desarrollar “caries por biberón”. Cuando estos niños se duermen, suele quedar una pequeña cantidad de líquido en sus bocas y el azúcar de la leche o el zumo facilita el crecimiento de las bacterias que acabarán lesionando los dientes y produciendo, en ocasiones, grandes y numerosas caries. Lo mismo que los niños más mayores que llevan consigo un biberón con leche o zumo durante todo el día y lo utilizan como chupete.

Lo que puede hacerse para evitar las caries por biberón es lo siguiente:

·          No poner a dormir al niño en la cama con un biberón

·          No utilizar el biberón lleno de leche o zumo como un chupete durante el día

·          No dejar que el niño lo lleve por ahí y lo use a su aire

·          Enseñar al niño a beber de un vaso lo antes posible, en cuanto sea capaz de cogerlo. La mayoría de los niños lo pueden hacer antes de cumplir un año

¿Qué otros hábitos alimentarios son malos para los dientes del niño?

Los dulces y los caramelos pueden producir finalmente caries dental. Los alimentos almidonados tipo galletas se mantienen en los dientes durante mucho tiempo. El azúcar de las frutas y de los zumos de frutas también se mantienen en los dientes durante largos periodos de tiempo, y todos ellos predisponen a las caries.

Los dulces y caramelos predisponen a la caries dental

Sin embargo, tanto los almidones como las frutas son una parte importante y necesaria de la alimentación de cualquier niño. Para evitar las caries, el niño puede tomar cualquiera de estos alimentos durante o después de las comidas, siempre antes de cepillarse los dientes, y nunca antes de ir a dormir. La alimentación del niño debe ser rica, variada y equilibrada, como la de cualquier otra persona.

¿Cuándo debería ir el niño al dentista?

Hasta los 3 años de edad, los cuidados y recomendaciones acerca de la salud dental suele ser cosa del pediatra, que en cada una de las visitas periódicas debería revisar los dientes y las encías para confirmar su buena salud. Sin embargo, si existen problemas dentales, el niño debería ser remitido al dentista pediátrico, que es un especialista en el cuidado de los dientes del niño, aunque muchos dentistas de adultos también tienen experiencia en la asistencia a niños. El pediatra debería remitir al niño al dentista pediátrico antes de los 3 años de edad en las siguientes situaciones:

·          Si el niño se desportilla o se rompe un diente o sufre un traumatismo en la cara o en la boca

·          Si los dientes muestran cualquier tipo de decoloración, lo que puede ser un signo de caries

·          Si un diente es doloroso o sensible a los alimentos o los líquidos fríos o calientes, lo que también puede ser un signo de caries

Prevención

Los niños deberían acudir regularmente a una exploración dental después de los 3 años de edad o a partir de que ya les hayan salido los 20 dientes de leche. El dentista pediátrico es el especialista apropiado para ello, tanto para las visitas periódicas como para las consultas por problemas de salud dental.

Las exploraciones periódicas, una alimentación equilibrada, el flúor, la prevención de los traumatismos y el cepillado diario son todos elementos fundamentales para la salud dental del niño. Unos buenos hábitos iniciados en la infancia permiten que cuando el niño sea adulto tenga una boca sana y una sonrisa saludable.




Comentarios

ximena
2010-01-07 07:45:51
yo trabajo con odonto pediatra y sé por experiencia que los pediatras saben muy poco de la boca y rara vez recomiendan a los padres un control preventivo dental a menos que sea demasiado notorio el daño bucal, los bebés deberían tener control cada 6 meses desde que nacen para educar a los padres acerca del cuidado bucal de sus hijos y así evitar que se contagien con la bacteria que producen las caries.

KIKE
2009-12-25 19:17:34
El presente curso es realmente práctico y tiene lo elemental.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.