Especialidades Médicas- Neurologia


¿Prevenir los ataques de migraña antes de que se produzcan?
20 de mayo 2014
Dos nuevos estudios en fase II publicados recientemente investigan el uso de anticuerpos monoclonales en la prevención de la migraña, con el objetivo de prevenir las crisis antes de que se desencadenen. Ambos estudios están dirigidos contra una diana terapéutica relativamente novedosa: el CGRP (péptido relacionado con el gen de la calcitonina).

El CGRP, diana terapéutica.
Se sabe desde tiempo que durante las crisis de migraña, los niveles de CGRP aumentan. Esto parece deberse a que durante los ataques las terminaciones nerviosas situadas en el interior de las meninges liberan CGRP, las cuales se asocian y activan receptores CGRP, provocando vasodilatación y dolor de cabeza. De hecho, la idea de prevenir la migraña por medio de fármacos que bloqueen el receptor CGRP no es nueva: diversos laboratorios ya lo habían intentado antes empleando pequeñas moléculas. Pero los fármacos experimentales fueron descartados debido a su toxicidad para el hígado (hepatotoxicidad). No obstante, esta hepatotoxicidad es muy inferior a la de otros fármacos en uso contra la migraña, como los triptones, de ahí que se haya continuado trabajando en su desarrollo, pero esta vez empleando grandes moléculas.

En uno de los estudios de reciente publicación, participaron 163 personas con ataques de migraña de 5 a 14 días por mes. Recibieron un placebo o una única dosis de un fármaco experimental denominado ALD403. Durante las 24 semanas de seguimiento, los que recibieron el fármaco experimentaron una media de 5,6 días menos de migraña por mes (un 66% menos) en comparación con 4,6 días menos de los que tomaron placebo (52% menos). El 16% de los que recibieron el fármaco tenían ataques de migraña a las 12 de semanas de tratamiento, mientras que ninguno de los que recibían el placebo se libraban de padecer crisis migrañosas. No se observaron diferencias en efectos secundarios entre uno y otro grupo.

En el segundo estudio, 217 personas que tenían migraña de 4 a 14 días por mes recibieron durante 12 semanas inyecciones subcutáneas de un placebo o de un fármaco denominado LY2951742. Los que recibieron el fármaco tenían una media de 4,2 días de migraña menos al mes a las 12 semanas (disminución del 63%) mientras que los que recibieron el placebo tenían tres días menos de migraña por mes (descenso del 42%). Los que recibieron el fármaco tenían más efectos secundarios, aunque leves y dentro de márgenes tolerables: dolor en el punto de la inyección, infecciones del tracto respiratorio o dolor abdominal.

Ventajas de los anticuerpos.
Los anticuerpos que están en desarrollo son grandes moléculas, que no son degradados en el hígado (con lo que no existe riesgo de hepatotoxicidad) y no tienen el mismo riesgo de interacción con otros medicamentos de las pequeñas moléculas. Habitualmente tienen menos efectos secundarios y su vida media plasmática es mucho más prolongada, de ahí que sean más adecuados para la prevención que para el tratamiento de crisis. Por otra parte, una semivida de eliminación prolongada reduce la frecuencia de las dosis.



Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.