Especialidades Médicas- Miscelanea


Seguridad en el agua
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 22 de julio 2016
Cada verano, el tiempo cálido y el sol en el cielo acercan a la gente a piscinas y a playas. Junto con la diversión, es importante recordar la seguridad para usted y su familia

Cada año ocurren muchas muertes indeseables a causa de ahogamientos. Unas básicas normas de seguridad a tener en cuenta cerca de cualquier fuente de aguas –especialmente cerca de piscinas, ríos, lagos y sobre todo el mar- pueden garantizar que el verano no se convierta en una tragedia familiar.

Afortunadamente, el número de muertes por ahogamiento se ha ido reduciendo progresivamente en los últimos años y los investigadores creen que es gracias a las campañas de información y al menor consumo de alcohol en relación a las actividades acuáticas.

Recomendaciones:

Llevar siempre el chaleco salvavidas, homologado, cuando se viaje a bordo de alguna embarcación o cuando se esté pescando
No beber nunca alcohol y practicar la natación, puesto que el alcohol reduce el equilibrio, el buen juicio y la coordinación
Todos los que trabajen o jueguen alrededor de lugares con agua deberían saber nadar
Nunca nade solo
Nade solamente en las áreas supervisadas
No haga submarinismo donde no esté permitido; al entrar en el agua donde desconozca la profundidad, meta primeros los pies
Es recomendable dejar de nadar o de navegar en cuanto oiga o vea una tormenta; el agua conduce la electricidad

En la playa:

Compruebe el color de la bandera o siga las recomendaciones de los vigilantes en cuanto a posibles riesgos
Nade siempre dentro de las zonas permitidas, preferiblemente a la vista de los vigilantes
Cuando nade lejos de la orilla, asegúrese de que tiene suficientes fuerzas para volver a la orilla
Evite los muelles, malecones y plataformas flotantes en el agua, las zonas con plantas acuáticas y con animales acuáticos

Para proteger a los niños:

Nunca deje a un niño solo, sin supervisión, cerca del agua, sea una piscina, un estanque, una bañera, o incluso un cubo lleno de agua. Los artilugios flotadores no sustituyen la supervisión constante de un adulto
Cierre bien las pisinas con una valla de barrotes verticales que pueda cerrarse por dentro y por fuera
Tenga a mano el equipo de salvamento: una pértiga, una cuerda, un salvavidas flotante, una boya, un flotador, cerca de la piscina y sepa como se utiliza
Si su hijo utiliza frecuentemente los ambientes acuáticos, inscríbalo en un curso de aprendizaje de la natación
Vacíe de agua las piscinas portátiles cada vez después de su uso
Los padres deberían inscribirse en un curso de reanimación cardiopulmonar (RCP), que enseña las técnicas básicas de salvamento y socorrismo en caso de que alguien deje de respirar. Muchas organizaciones imparten este tipo de cursos, como por ejemplo la Cruz Roja.



Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.