Especialidades Médicas- Miscelanea


Premio Nobel a la investigación de células madre
10 de octubre 2012
La academia sueca ha anunciado la concesión del Premio Nobel de medicina de 2012 a John Gurdon, británico, y a Shinya Yamanaka, japonés, por su descubrimiento de que las células adultas pueden ser reprogramadas para ser células pluripotentes. Este hallazgo supone un gran avance para la medicina regenerativa de múltiples patologías, entre ellas las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer

Modificar células adultas

El premio Nobel supone un reconocimiento para dos científicos que descubrieron cómo células adultas pueden ser reprogramadas para convertirse en células inmaduras que pueden convertirse en células de cualquier tipo de tejido del cuerpo humano. Estos hallazgos han revolucionado las ideas de los científicos de cómo las células y los organismos se desarrollan.

El británico John B. Gurdon (Dippenhall, Inglaterra, 1933) demostró en 1962 que la especialización de las células es reversible: tras reemplazar el núcleo de una célula inmadura por el núcleo de una célula adulta del intestino en el interior de un huevo de rana, el huevo se desarrolló normalmente, convirtiéndose en un renacuajo. Es decir, el ADN de la célula madura todavía tenía la información genética necesaria para desarrollar todas las células de la rana. No obstante, su experimento requería retirar el núcleo de la célula para luego introducirla en el interior de otras células. Pero, ¿sería posible convertir una célula intacta en una célula madre pluripotente?

Cuarenta y cuatro años más tarde, en 2006, el japonés Shinya Yamanaka (Osaka, 1965) dio respuesta a esta pregunta: mediante la modificación de unos pocos genes, un equipo de científicos dirigido por Yamanaka pudo reprogramar células adultas de ratones de laboratorio para que se convirtieran en células madre pluripotentes, es decir, células immaduras que pueden convertirse en cualquier tipo de célula del organismo: son las iPSC o induced Pluripotent Stem Cells.

Nuevos usos terapéuticos: medicina regenerativa

Los descubrimientos de Gordon y de Yamanaka han cambiado por completo nuestros conceptos acerca del desarrollo y especialización celulares. Las células adultas no tienen por qué quedar ligadas para siempre a una especialización concreta. Nuestros manuales de biología y genética han tenido que ser reescritos y se han abierto nuevos campos de investigación: empleando la reprogramación de células humanas, médicos y científicos han comenzado a explorar nuevos métodos para el estudio y tratamiento de numerosas enfermedades, como por ejemplo las patologías neurodegenerativas. Así, por ejemplo, hace pocos días comentábamos en esta misma sección un proyecto de investigación para crear neuronas modificando células de otras partes del cerebro, los pericitos.

Los descubrimientos de Gurdon y Yamanaka revelaron que las células especializadas pueden “desandar” el recorrido biológico bajo ciertas circunstancias. Aunque su genoma es modificado durante el desarrollo, dichos cambios no son irreversibles. Las células iPS pueden ser empleadas para crear cualquier tipo de célula humana, lo que ha proporcionado a los investigadores nuevas herramientas de estudio y experimentación para comprender los mecanismos biológicos de las enfermedades y por tanto avanzar en el desarrollo de la medicina regenerativa.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.