Especialidades Médicas- Investigacion


Efectos indeseables de la marihuana
Autor: Dra. Mercè Piera - Revisado: 0 de 0000
La marihuana o cannabis y algunos de sus derivados han sido objeto de una intensa investigación, concluyendo que la eficacia de estos productos es patente en la prevención y tratamiento de las náuseas y vómitos secundarios a la quimioterapia, y en el tratamiento del síndrome de anorexia-caquexia de la fase terminal del sida y de algunos cánceres

La marihuana o cannabis y algunos de sus derivados han sido objeto de una intensa investigación, concluyendo que la eficacia de estos productos es patente en la prevención y tratamiento de las náuseas y vómitos secundarios a la quimioterapia, y en el tratamiento del síndrome de anorexia-caquexia de la fase terminal del sida y de algunos cánceres. Pero, ¿a qué efectos indeseables está sometida la persona tratada con estos compuestos?

Los efectos indeseables del cáñamo dependen de la vía de administración y de la duración de la exposición. Su toxicidad aguda es muy baja. No afecta funciones fisiológicas importantes. Se trata probablemente del único fármaco en el que no se conoce ningún caso de muerte por intoxicación.

Se trata probablemente del único fármaco en el que
no se conoce ningún caso de muerte por intoxicación

Los efectos adversos atribuidos al cáñamo son de cuatro tipos: sobre el sistema nervioso central, respiratorios, sobre la inmunidad y reproductores.

Sistema nervioso central

Los efectos euforizantes, ansiolítico y a veces sedante del cáñamo pueden influir en el potencial terapéutico, ya que en ciertas circunstancias pueden ser percibidos como indeseables y en otras como beneficiosos. No obstante, como que produce taquicarda y a veces alteración de la sensación de frío y calor, algunos pacientes pueden angustiarse o incluso desarrollar una reacción de pánico a causa de estos efectos. Es importante advertir a los pacientes de la posible aparición de estos efectos y explicar de que se trata de un efecto autolimitado que se puede convertir en agradable si el paciente se estira y se relaja. Los resultados de los ensayos clínicos publicados indican que entre un 20 y un 23% de los pacientes tratados tuvieron que ser retirados debido a los efectos adversos molestos definidos como mareo, flotación, depresión, distorsión de la realidad, disforia, etc. (Ann Intern Med, 126, 791-798, 1997).

El consumo crónico de cantidades importantes de cannabis puede producir tolerancia a los efectos subjetivos (cambios de humor, alteración de la memoria) y también taquicardia (Adv Alcohol Subst Abuse, 9, 128-147, 1990).

El potencial del cannabis para producir dependencia es muy limitado

El potencial del cannabis para producir dependencia es muy limitado. En paciente que lo utilizan con finalidad terapéutica no se han descrito signos de dependencia. Se describieron ligeros síntomas de abstinencia (inquietud motora, irritabilidad, ligera agitación, insomnio, alteración del trazado del electrocardiograma durante el sueño, náuseas y dolor abdominal) en voluntarios que habían recibido dosis continuadas por vía oral en el contexto de un estudio específico. Los autores de un estudio epidemiológico realizado en Australia concluyeron que el riesgo de dependencia a la marihuana es inferior al asociado al tabaco, heroína, cocaína, alcohol y tranquilizantes (Clin Exp Psychopharmacol, 2, 244-268, 1994).

El laboratorio fabricante de nabilona afirma que esta tiene menor potencial para producir dependencia que el THC, pero esto no se basa en pruebas experimentales, clínicas o epidemiológicas convincentes. Se han descrito casos de precipitación de episodios de esquizofrenia después de consumir cantidades importantes de cannabis en personas con la enfermedad o con antecedentes familiares. Un estudio epidemiológico reciente con 20 años de seguimiento no halló que los fumadores crónicos de marihuana tuvieran una disminución más profunda o rápida de la función cognitiva en comparación con no fumadores (Am J Epidemiol, 149, 794-800, 1999). Tampoco existen pruebas de que el uso crónico de cáñamo produzca un síndrome amotivacional (Informe IOM, 1999).

Aparato respiratorio La principal preocupación relacionada con el uso del cannabis es el efecto del humo sobre los pulmones. El humo de la marihuana contiene más alquitrán y más partículas que el tabaco (JAMA, 273, 1875-1876, 1995). El uso crónico del cannabis fumado se ha asociado a bronquitis crónica, enfisema y cambios precancerígenos en las vías respiratorias.

La principal preocupación relacionada con el uso del cannabis es el efecto del humo sobre los pulmones

Se han descrito casos de cáncer del tracto digestivo y respiratorio (orofaringe, lengua, laringe, nariz y senos paranasales) en adultos jóvenes fumadores importantes de cannabis y de tabaco. No obstante, no se dispone de estudios epidemiológicos que hayan confirmado estos riesgos; probablemente el cannabis y el tabaco tengan un efecto aditivo (Br J Anaesth, 83, 637-649, 1999).

Sistema inmune Los efectos sobre la inmunidad no están bien establecidos. Estudios basados en cultivos celulares y en animales demuestran que algunos cannabinoides tienen un efecto inmunomodulador, es decir, pueden incrementar o disminuir ciertas respuestas inmunes en función del modelo experimental y del tipo de célula inmune. En dos estudios prospectivos en pacientes VIH positivos no se observó que el uso del cannabis acelerase la progresión de la enfermedad (Am J Epidemiol, 132, 717-722, 1990; JAMA, 261, 3424-3429, 1989).

Aparato reproductor El uso de cannabis fumado durante el embarazo no parece asociarse a un riesgo de teratogenia pero sí que esta asociado con un bajo peso al nacer, sobretodo si las madres fuman además tabaco (N Engl J Med, 320, 762-768, 1989). También se ha evidenciado un mayor riesgo de complicaciones durante el parto y un retraso en el desarrollo cognitivo del niño, aunque la relevancia de estos hallazgos no queda clara (Clin Obstet Gynecol, 36, 319-336, 1993).

En un estudio de casos y controles se halló un aumento del riesgo de leucemia no linfoblástica en hijos de madres que habían fumado marihuana durante el embarazo o justo antes (Cancer, 63, 1904-1911, 1989); este hallazgo no ha sido confirmado en otros estudios.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.