Especialidades Médicas- Hematologia


¿Qué es el tratamiento con plasma rico en plaquetas?
1 de abril 2016
El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas (PRP) viene utilizándose durante las dos últimas décadas en diversas especialidades médicas. Los medios de comunicación, tanto médicos como generalistas, le han dedicado mucha atención, generando expectativas que no siempre se corresponden con la realidad. Se trata de un tema polémico entre la comunidad médica, con opiniones a favor y en contra ¿Realmente es eficaz?

¿Qué es el PRP?

El PPR consiste básicamente en sacar sangre del paciente, tratarla (centrifugado) y extraer una serie de moléculas, denominados factores de crecimiento que se inyectan de nuevo en la zona lesionada. Estas moléculas se localizan en las plaquetas (más concretamente, se encuentran en el gránulo alfa de las plaquetas) y en su estado natural aceleran la regeneración del tejido. Actúan como mediadoras en el proceso de reparación tisular, con lo que aceleran la curación de lesiones. En teoría, la aplicación de concentrados de estas moléculas serviría para la reparación de daños en el cartílago, problemas tendinosos y la artrosis, frenando su progresión y evitando tener que pasar por el quirófano en muchos casos.

¿Es eficaz?

Lo cierto es que no hay demasiados estudios de laboratorio y tampoco abundan los estudios clínicos con alto nivel de evidencia que demuestren su eficacia. Por otra parte, actualmente no existe normativa regulatoria del uso de PRP y tampoco existen procedimientos estandarizados para su extracción y aplicación, lo cual es un problema para la investigación científica y para la comparación y reproducibilidad de resultados. No hay consenso en la cantidad de sangre que debe extraerse ni en el procedimiento a seguir; las formas de aplicación también son diversas, aplicándose como infiltración local, intra-articular o gel. Los precios también pueden variar mucho, desde 100€ a 600 o 1.200€ por inyección/aplicación. Tampoco existen protocolos del número de inyecciones ni pautas de aplicación. Finalmente, también está pendiente el desarrollo de protocolos de seguimiento y rehabilitación tras la administración de PRP.

Es cierto que los estudios in vitro sobre el papel de los factores de crecimiento en la regeneración de tejidos han dado resultados prometedores, pero debemos tener en cuenta que este proceso es de gran complejidad, y que todavía estamos muy lejos de comprender en detalle cómo actúa y de qué forma interactúan entre sí los diversos factores. Estudios animales han arrojado resultados satisfactorios para el tratamiento de lesiones musculares, tendinosas y articulares, pero todavía no se ha podido extrapolar a humanos. Así, algunos estudios avalan el uso de PRP en epicondilitis, mientras que en otras patologías como tendinopatía aquílea crónica se desaconseja pues no se ha demostrado mejoría, como tampoco en la reparación del manguito rotador. En inyecciones intraarticulares para el tratamiento de artrosis de rodilla, existen estudios que demuestran una mejoría significativa en pacientes tratados con PRP con respecto a los pacientes tratados con ácido hialurónico.

En definitiva, el primer paso antes de poder definir la verdadera eficacia del tratamiento con PRP sería estandarizar el proceso de extracción y uso, realizando el mayor número posible de estudios pre clínicos y clínicos antes de pasar a generalizar el uso de esta terapia para todo tipo de lesiones y en cualquier fase de la lesión. Las sociedades científicas también deberían pronunciarse al respecto para evitar el descontrol y falta  de información respecto a métodos de extracción, aplicación y costes. La información que se extraiga de estos estudios, así como la experiencia clínica acumulada, irán identificando qué patologías son las que más pueden beneficiarse de esta terapia, y cuáles son las pautas y métodos más adecuados para cada una. 




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.