Especialidades Médicas- Genetica


Secuenciado el genoma de un europeo que vivió hace cerca de 5.300 años
1 de marzo 2012
El genoma de Ötzi, “el hombre de los hielos”, revela que posiblemente padecía la enfermedad de Lyme e intolerancia a la lactosa. También ha dado pistas de quiénes podrían ser sus parientes lejanos.

Científicos de la EURAC o Academia Europea con sede en Bozen/Bolzano (Tirol del Sur, Italia) y de la Universidad de Tubinga, Alemania, han ultimado la secuenciación del genoma de ‘Ötzi’, la momia hallada en 1991 en un glaciar de los Alpes, cerca de la frontera entre Austria e Italia. Los resultados de su investigación han aparecido en el último número de la revista Nature.

Bajo un punto de vista médico uno de los descubrimientos más interesantes ha sido constatar que Ötzi portaba la bacteria causante de la enfermedad de Lyme, la Borrelia burgdorferi, que es transmitida por las garrapatas. La enfermedad de Lyme existe en Norteamérica y en Eurasia, y recibe ese nombre de la localidad de Lyme, en los EE.UU, que es donde en 1975 se identificó el primer caso conocido hasta entonces. Si bien los científicos comentan que es aún pronto para afirmar que Ötzi padecía de la enfermedad de Lyme, en opinión de los inmunólogos especialistas en dicha enfermedad, el descubrimiento de borrelia burgdorferi en el hombre de los hielos abre nuevas y muy interesantes perspectivas de investigación.

Análisis anteriores del ADN de Ötzi se habían centrado en el estudio de las mitocondrías (el centro productor de energía de las células). Su ADN mitocondrial, que es heredado por línea materna, reveló que no existe ningún descendiente suyo en la actualidad.

Los estudios más recientes se han centrado en decodificar el ADN del núcleo de las células de Ötzi, el cual es heredado de ambos padres. Este ADN ha revelado que el hombre de los hielos formaba parte de un linaje que hoy es raro. Este linaje, que llegó a Europa procedente del este, se ha mantenido en regiones relativamente poco accesibles del continente como Córcega. En este sentido, los paleogenetistas afirman que los sardos forman un grupo diferenciado del resto de europeos, por lo que sería muy interesante averiguar si en el pasado habían estado distribuidos por un área mucho mayor del continente.

Los análisis también han revelado que era intolerante a la lactosa, lo cual no resulta extraño pues en su época el ser humano apenas había comenzado la transición a una subsistencia basada en la agricultura y la ganadería; el hombre de los hielos era un cazador-recolector. Los estudios de sus restos también ha revelado que tenía genes asociados a la arteriosclerosis, que tenía aproximadamente 45 años, se tatuaba y tenía caries; también tenía ojos marrones y sangre del tipo O. Probablemente tuvo una muerte violenta a manos de otros humanos; se encontró una punta de flecha de sílex alojada en su hombro izquierdo, que fue probablemente lo que causó su muerte.

Fuente:   Nature


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.