Especialidades Médicas- Gastroenterologia


Un 34% de españoles tienen algún grado de intolerancia a la lactosa
7 de julio 2014
Intolerancia a la lactosa significa que no se digieren bien los alimentos que contienen lactosa. La lactosa es el azúcar (hidrato de carbono) que contiene la leche y los alimentos derivados de la leche o que contienen leche.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?
La intolerancia a la lactosa representa la incapacidad de digerir la lactosa porque en el organismo del paciente no hay suficiente cantidad del enzima lactasa, que es el que se encarga de la digestión de este hidrato de carbono. Los síntomas de la intolerancia a la lactosa son muy variables, siendo los más frecuentes el dolor abdominal, la diarrea, la distensión de abdomen y la flatulencia. Suelen aparecer entre los 30 minutos y las 2 horas después de haber ingerido los alimentos que contengan lactosa y desaparecer entre 3 y 6 horas después. Estos síntomas se deben a que la lactosa no digerida en el intestino delgado pasa al grueso, donde es fermentada por las bacterias de la flora intestinal produciendo agua, ácidos grasos de cadena corta, gas metano e hidrógeno.

Diagnóstico de la intolerancia a la lactosa.
Hay varias enfermedades digestivas que pueden causar síntomas similares, de manera que el médico suele tener que excluir otras enfermedades antes de realizar un diagnóstico definitivo de intolerancia a la lactosa.

Existen varias pruebas que pueden emplearse para diagnosticar una intolerancia a la lactosa:
  • Análisis de sangre y del aliento. Después de ingerir una bebida dulce que contiene lactasa se puede medir el nivel de este azúcar en la sangre o el aliento. Unos niveles elevados indican que no se digiere la lactasa.
  • Análisis de las heces. También se puede medir la concentración de lactasa en las heces para comprobar si se digiere o no. Esta es la prueba preferida en caso de niños en los que se sospecha este problema.

¿Qué se puede hacer si se padece intolerancia a la lactosa?
Es preciso comer menos alimentos que contienen lactosa, como por ejemplo:

  • Leche
  • Helados
  • Sorbetes
  • Cremas
  • Mantequilla
  • Quesos
  • Yogur

Deben buscarse fuentes alternativas: la almendra cruda, por ejemplo, contiene el doble de calcio que la leche de vaca. Por otra parte, los grados de intolerancia varían: hay personas que no deberían tomar leche en absoluto, mientras que otras pueden tomarlo en cantidades moderadas sin que les afecte demasiado. Por otra parte, existe mucha lactosa oculta en los alimentos: embutidos, jamón cocido, patatas chips con sabores, bollería, purés de patatas, incluso en medicamentos o dentífricos. El calcio está presente en los frutos secos, el brócoli, las verduras. También es posible consumir píldoras masticables de lactasa (la enzima que permite digerir la lactosa) antes de consumir alimentos con lactosa.

Alimentos preparados.
Suele añadirse lactosa a algunos alimentos empaquetados, enlatados, congelados y preparados, como por ejemplo:

  • Pan.
  • Cereales.
  • Embutidos.
  • Salsas para ensaladas.
  • Pastelería y bollería.
  • Alimentos congelados.

¿Cómo se puede saber si un alimento contiene lactasa?
Debe leerse el etiquetado del producto alimentario en busca de ingredientes o alimentos que contengan lactasa:

  • Mantequilla
  • Queso
  • Crema
  • Leche en polvo
  • Lactosa
  • Leche condensada
  • Leche desnatada
  • Leche deshidratada
  • Suero de leche

Un 80% de la humanidad es intolerante.
La intolerancia a la lactosa es la norma, no la excepción: un 34% de españoles tienen algún grado de intolerancia a la lactosa. El 90% de los asiáticos y africanos es intolerante. Según Oriol Sans, presidente de ADILAC (Asociación de Intolerantes a la Lactosa, www.lactosa.org/) los países que más leche consumen son los que más osteoporosis padecen: esta enfermedad es mucho más rara en Asia y en África, países que no beben leche.

Más información en medicina21.com sobre la intolerancia a la lactosa:

Intolerancia a la lactosa





Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.