Especialidades Médicas- Cardiovascular


Una dieta baja en sodio mejora la función del corazón en personas con insuficiencia cardíaca
25 de septiembre 2013
Al cabo de tres semanas de una dieta especial baja en sodio, los participantes en el estudio experimentaron un descenso de su tensión arterial comparable al provocado por fármacos anti hipertensión.

Una dieta baja en sodio mejora la función cardíaca y disminuye la hipertensión
La insuficiencia cardíaca del subtipo “insuficiencia diastólica” aparece cuando el corazón se vuelve rígido y no bombea suficiente sangre. Esta patología representa más de la mitad de los casos de insuficiencia cardíaca en adultos de edad avanzada. No se conoce tratamiento estándar para este tipo de insuficiencia, aunque tomar productos diuréticos que ayuden a eliminar fluidos sobrantes puede ayudar.

Un estudio presentado ayer día 24 de septiembre en el congreso de la sociedad estadounidense de insuficiencia cardíaca indicaría que una dieta baja en sodio disminuye radicalmente la hipertensión y mejora la función cardíaca en pacientes con insuficiencia cardíaca diastólica. El estudio, en el que participaron pacientes de edades comprendidas entre 60 y 70 años, siguieron estrictamente una dieta que se les preparó a diario en la Unidad de investigación clínica de la Universidad de Michigan (EE.UU). La dieta tenía alto contenido en potasio, magnesio, calcio y antioxidantes, según las recomendaciones para el tratamiento de la hipertensión de la Asociación estadounidense del corazón y del sistema de salud pública estadounidense, y un nivel diario de sodio inferior a 1,15 mg, muy por debajo de la ingesta diaria habitual de una persona adulta en España (una media de 9.8 gramos por persona y día, de los cuales 2 gramos de sodio, el componente verdaderamente peligroso; en los EE.UU, el porcentaje de sodio es aún mayor, con 4,2 mg por día para hombres y 3,3 para mujeres).

Problemas del consumo excesivo de sodio.
La población española duplica el consumo diario recomendado de sodio de la OMS. Cada año se producen 2,3 millones de muertes en el mundo a causa de las patologías asociadas al exceso de sal y las patologías asociadas. El 72% del sodio consumido procede de alimentos precocinados. Se trata de un grave problema de salud pública, pues el exceso de sal lleva a la hipertensión, y de ahí a las cardiopatías. Si se pudiera reducir el consumo medio a los niveles recomendados por la OMS, podrían evitarse 20.000 accidentes cerebrovasculares y 30.000 afecciones cardíacas.

Según el libro blanco de la Federación Española de Nutrición, los alimentos que más sodio aportan son los siguientes: pan (14%), jamón curado (11%) y otros embutidos (5%). Las patatas “chips”, carnes procesadas, alimentos precocinados, galletas o cereales también aportan sodio.



Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.