Especialidades Médicas- Cardiovascular


Anuncian resultados esperanzadores de un fármaco que limita los daños causados por un accidente cerebrovascular
27 de julio 2012
Científicos de la Universidad de Manchester, Reino Unido, han demostrado en un modelo animal la eficacia de un fármaco que podría limitar de forma muy importante los daños causados en el cerebro por un accidente cerebrovascular

Accidentes cerebrovasculares (ACV)
Durante el año 2011 se produjeron cerca de 130.000 Accidentes Cerebro Vasculares (ACV) en España. Un 75% se produjeron en personas mayores de 65 años, aunque la cifra entre personas de entre 35 y 55 años ha aumentado durante los últimos años, lo cual es motivo de alarma para las autoridades sanitarias. Los factores de riesgo para los accidentes cerebrovasculares son el tabaquismo, la obesidad, el consumo de drogas y alcohol y los hábitos de vida poco saludables. Existen dos tipos de ACV: isquémicos (producidos por un coágulo que tapona una arteria del cerebro) o hemorrágicos (cuando se rompe una arteria en el cerebro). Un ACV provoca la interrupción del riego sanguíneo en una parte del cerebro. Sus efectos o secuelas dependen de la rapidez del tratamiento y del área concreta del cerebro que se vea afectada, pero pueden llegar a dejar discapacitada a una persona de forma permanente.

Hasta ahora, el único fármaco disponible para el tratamiento de pacientes que habían sufrido un accidente cardiovascular eran los Activadores Tisulares del Plasminógeno (t-PA). Estos medicamentos sólo pueden ser administrados a personas que han sufrido accidente isquémico (formación de un coágulo en la sangre que tapona una arteria del cerebro) y no un derrame, por lo que es necesario realizar un escáner cerebral para determinar qué tipo de accidente ha sufrido el paciente y poder suministrarle el fármaco. Además, para ser eficaces, los t-PA deben ser administrados a las pocas horas de haber sufrido un ictus.

La Anakinra
Un equipo científico de la Universidad de Manchester (Reino Unido) coordinado por los catedráticos Nancy Rotwell y Stuart Allan está investigando el fármaco Anakinra (IL-1Ra) para el tratamiento de accidentes cerebro vasculares. Este compuesto se emplea desde hace tiempo en el tratamiento de la artritis reumatoide: bloquea el receptor de la interleuquina-1 (IL-1), un compuesto producido por el organismo que está asociado a la inflamación y degradación del cartílago causada por la artritis reumatoide. Este nuevo estudio ha comparado los resultados de la Anakinra en ratones con factores de riesgo de accidente cerebro vascular (obesidad, diabetes, arterioesclerosis) y los comparó con los resultados en ratones sanos jóvenes y viejos. Tras provocar un ACV en los ratones, se inoculó el fármaco IL-1Ra o un placebo, sin que los investigadores supieran qué ratón había recibido placebo y qué ratón había recibido el fármaco. Los resultados fueron sorprendentes: las resonancias magnéticas revelaron que los ratones que habían recibido IL-1Ra durante las tres horas siguientes al ACV tenían sólo la mitad del daño cerebral sufrido por el grupo que no había recibido el medicamento.

La Anakinra bloquea la proteína Interleukin-1: esta proteína sería una de las causas principales de los daños cerebrales ocasionados por un ACV, pues IL-1 favorece la inflamación del área del cerebro afectada por el ACV. Esto hace que acudan leucocitos (células del sistema inmunitario presentes en la sangre) a esa zona y también que se activen las microglías (las células inmunitarias localizadas en el cerebro). Tanto leucocitos como microglías forman parte del sistema inmunitario y tienen la misión de eliminar elementos extraños. La barrera que protege al cerebro ha quedado debilitada por el accidente vascular, lo cual hace que sea más fácil que los glóbulos blancos o leucocitos entren en el cerebro; no obstante, una vez entran en el cerebro, lo que hacen es matar células del sistema nervioso, lo cual no hace sino empeorar la lesión. El aumento de esas células en el cerebro explica porqué un accidente vascular empeora a medida que va pasando el tiempo después de que se haya producido.

IL-1Ra también reduce los daños sufridos por la barrera de protección del cerebro, impidiendo a los glóbulos blancos acceder al cerebro. En uno de sus experimentos, IL-1Ra redujo los daños sufridos por la barrera protectora cerebral en un 55% en ratones sanos y en un 45% en ratones con factores de riesgo de ACV. En ambos grupos de ratones, el fármaco redujo los niveles de células microglías activadas en un 40% en comparación con el grupo placebo.

Futuros usos
Los investigadores de la Universidad de Manchester creen que el IL-1Ra podrá ser empleado para tratar los dos tipos de accidente de forma inmediata, sin necesidad de escáner previo, con lo que se ganaría mucho tiempo y se reduciría de forma importante el daño causado por el accidente cardiovascular. El fármaco, afirman los autores, tiene un gran potencial, y podría salvar muchas vidas o prevenir que centenares de miles de personas queden discapacitadas por un ACV. “Este podría ser el tratamiento para los accidentes vasculares que hemos estado buscando durante los dos últimas décadas” ha declarado uno de los coordinadores del estudio. Ya se ha llevado a cabo un primer ensayo en fase II con un pequeño número de pacientes, y se está preparando un segundo ensayo con un mayor grupo de pacientes para demostrar definitivamente la eficacia de IL-1Ra.

Fuente:   The University of Manchester


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.