Especialidades Médicas- Cardiovascular


La soledad, factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares
6 de julio 2012
Un artículo publicado recientemente por la European Atheriosclerosis Society afirma que vivir solo estaría asociado a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Durante las últimas décadas el número de personas que viven en soledad ha aumentado de forma muy importante en todos los países del primer mundo. En Francia, aproximadamente una de cada siete personas vive sola; en Gran Bretaña, la proporción es aún mayor, con una de cada tres personas.

Vivir solo se ha demostrado ya que es un factor de riesgo para las patologías mentales: un estudio finés publicado en 2012 afirmaba que las personas que vivían sin compañía tenían un 80% más de posibilidades de comenzar un tratamiento antidepresivo durante los siete años siguientes al inicio del estudio; las alteraciones en las circunstancias socioeconómicas de los participantes en el estudio no explicaban por sí solas el mayor riesgo de sufrir depresión y/o otras patologías mentales.

Por otro lado, vivir en soledad podría no ser únicamente perjudicial para la salud mental: también podría tener efectos dañinos para la salud cardiovascular. La interacción social parece mitigar los efectos del estrés, depresión y ansiedad. Por el contrario, el aislamiento social parece ser perjudicial para unos hábitos de vida saludables, lo cual tiene a su vez impacto en la salud cardiovascular.

Un análisis de los datos del estudio REACH (Reduction of Arteriothrombosis for Continued Health) ha revelado que sobre unos 44.500 pacientes con aterotrombosis estable (algunos de los cuales ya habían sufrido previamente afecciones coronarias, infartos o enfermedad arterial periférica), un 19% (8.594 individuos) vivían solos. El subgrupo de personas que vivían solas tenía una edad media más elevada y eran en su mayoría mujeres que vivían en regiones del occidente desarrollado.

También tenían una mayor prevalencia de factores de riesgo como dislipemia, insuficiencia renal, obesidad o tabaquismo. Así, vivir en soledad aumentaría de forma significativa el riesgo de muerte por accidente cardiovascular en aproximadamente un 25% al cabo de cuatro años. Este fenómeno resultaba especialmente pronunciado entre el grupo de menor edad (45-65 años), mientras que entre los más ancianos (mayores de 80 años) no había un aumento aparente del riesgo por el hecho de vivir solos.

En base a dichas conclusiones, los autores afirman que vivir solo podría ser evaluado como un factor de riesgo adicional para identificar a las personas con un mayor riesgo de padecer accidentes cardiovasculares. También confirmaría la tesis de que las personas en edad de trabajar (menores de 60-65 años) tendrían un riesgo de fallecer mucho mayor en caso de accidente isquémico debido a que no tendrían a nadie que busque asistencia sanitaria.


Fuente:   The European Atherosclerosis Society


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.