Especialidades Médicas- Angiologia


Síndrome de la clase turista: mucho volar o poco caminar
10 de diciembre 2003
El riesgo de coagulación sanguínea aumenta ligeramente en los viajes en avión que duran 6 horas o más, según tres informes publicados en el número de diciembre de la revista Archives of Internal Medicine. Sin embargo, el riesgo es mucho mayor en personas con predisposición a los coágulos sanguíneos, como el de las mujeres que emplean la píldora anticonceptiva

Los viajes aéreos de larga duración aumentan el riesgo de que un coágulo sanguíneo llegue a los pulmones, lo que se conoce con el nombre de embolia pulmonar o tromboembolismo pulmonar (TEP). Sin embargo, la probabilidad de que una persona experimente esta grave complicación sigue siendo realmente muy baja.

“No suelen ser necesarias precauciones especiales para los vuelos de menos de 6 horas, pero sí son apropiadas para los pasajeros con factores de riesgo para TEP que embarquen en vuelos prolongados de 6 o más horas de duración” afirma el Dr. David Jiménez, del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, España, en su artículo.

En otro estudio, la Dra. IdaMartinelli y su equipo de la Universidad de Milán, Italia, identificaron 210 pacientes que habían experimentado un episodio de coagulación sanguínea en los últimos 24 meses. Las historias de los viajes de estos pacientes se compararon con las de sujetos similares sin problemas de coagulación.  “Un viaje aéreo reciente duplica el riesgo de coagulación”, señalan los autores, “y el riesgo se triplica si se consideran solamente los viajes de 8 horas o más de duración”. En comparación con los individuos que no vuelan y que no tienen predisposición para la coagulación, el riesgo fue 6 veces mayor para los pacientes con predisposición a los coágulos, y 16 veces mayor para los que tenían ambos factores de riesgo. De igual forma, el consumo de la píldora anticonceptiva aumenta en cuatro veces al riesgo de coagulación, mientras que el riesgo se multiplica por 14 en las usuarias de la píldora que viajan en avión.

Por su parte, un equipo de investigadores del Hospital Universitario de Dresden Alemania, dirigido por el Dr. Thomas Schwartz, realizó un estudio con 964 individuos que fueron examinados en busca de coágulos antes y dentro de las 48 horas siguientes a un vuelo en avión que durara 8 o más horas. Una exploración similar se llevó a cabo en 1.213 sujetos que no viajaron en avión, el grupo de control. Se documentaron complicaciones de coagulación en 2,8% de los pasajeros y en el 1% de los controles. Sin embargo,  el equipo del Dr. Schwartz señala que el riesgo elevado se aplicó “solamente a los individuos con factores de riesgo permanente y previos”.

El estudio del equipo del Dr. Jiménez en Madrid, se limitó a los viajeros internacionales en los que se diagnosticó TEP durante un periodo de 6 años. De los cerca de 7 millones de pasajeros anuales en vuelos internacionales, solamente 16 fueron diagnosticados de un TEP. El riesgo era mayor solamente en los que su vuelo duraba 6 o más horas. Así, “la incidencia no justifica la alarma social creada en torno a los viajes en avión causada por el riesgo de desarrollo de coágulos sanguíneos” concluyen los investigadores españoles.

Los tres estudios alcanzan similares conclusiones, en relación a los factores de riesgo y las recomendaciones para prevenir el síndrome de la clase turista.  Así, los individuos con factores de riesgo deberían caminar por el pasillo del avión en los vuelos de larga duración y deberían considerar el empleo de medias de compresión. Las evidencias sugieren también que los que tienen mayor riesgo de formación de coágulos se benefician del empleo previo al viaje de los fármacos anticoagulantes, como aspirina.

FUENTES:

Archives of Internal Medicine, 2003;163:2766 

Archives of Internal Medicine, 2003;163:2759

Archives of Internal Medicine, 2003;163:2771




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.