Enfermedades - Epilepsia


Preguntas frecuentes sobre el tratamiento farmacológico de la epilepsia
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 0 de 0000
Desde la introducción del primer fármaco antiepiléptico en 1912 y hasta la década de 1970, el tratamiento farmacológico de la epilepsia se basaba en una decena de fármacos. En los últimos 15 años se dispone de otra decena de nuevos fármacos antiepilépticos


La mayoría de fármacos antiepilépticos (FAE) se toman por vía oral. La elección del  fármaco prescrito por el médico depende del tipo de ataque que padece el paciente. Las personas reaccionan a las medicinas de formas distintas. Algunos experimentan efectos secundarios, otros no. Los ataques de algunas personas responden bien a determinados fármacos mientras que otras seguirán padeciendo ataques. Puede llevar cierto tiempo el encontrar la dosis exacta y del fármaco apropiado para cada persona con epilepsia.

Es por ello que durante el tratamiento surgirán numerosas preguntas, algunas de las más frecuentes revisamos aquí.

¿Cómo sé que estoy tomando la medicación apropiada para mis ataques?

La elección del FAE se basa en el tipo de ataque, el patrón del EEG, el grado de control de los ataques que proporciona el fármaco y el grado de tolerabilidad del fármaco. Algunos tipos de epilepsia responder mejor a ciertos FAE que a otros. El patrón del ataque puede cambiar, de manera que también hay que modificar el tratamiento. Así, la elección de la medicación apropiada depende de numerosos factores. Un FAE puede funcionar bien en un paciente y no funcionar en absoluto en otro. El paciente y el médico deben trabajar en conjunto para encontrar el mejor fármaco para cada caso individual.

He oído hablar de nuevos fármacos. ¿Puedo probar alguno de ellos?

Esto depende del grado de control de los ataques y de bien o mal que se tolere la medicación actual. Si se quiere un mejor control de los ataques o se padecen efectos secundarios por el fármaco actual, se puede intentar cambiar a otro fármaco más nuevo. En ocasiones no existe una solución perfecta y hay que elegir entre algunos efectos secundarios y control total de los ataques, o ningún efecto secundario y algunos ataques. Sin embargo, cambiar de medicación suele aumentar el riesgo de ataques y requiere ciertas limitaciones temporales en el estilo de vida, como no conducir el coche por ejemplo, hasta que se hayan aclarado los efectos de la nueva medicación. Hay que equilibrar los beneficios frente a los posibles riesgos e inconvenientes. Y aquí de nuevo, el trabajo conjunto del paciente y el médico ayuda a elegir la mejor elección individual.

He probado tres fármacos distintos antes de encontrar uno que controla mis ataques. ¿Por qué mi médico no probó éste primero?

No existe la bola mágica de cristal que diga qué fármaco funcionará mejor en un paciente individual. Con frecuencia es frustrante ir cambiando de una medicación a otra, pero es una buena práctica médica el ir probando hasta encontrar el fármaco que mejor controla los ataques son los mínimos efectos secundarios. La consulta frecuente con el médico ayuda a evaluar la respuesta a la medicación.

¿Cómo sé que lo que tengo son efectos secundarios del tratamiento?

Todos los medicamentos producen efectos secundarios. Sin embargo, la mayoría de personas toleran muy bien su medicación. La mejor manera de saber si son efectos secundarios es llevar un registro de cualquier síntoma que haya aparecido desde que se empezó a tomar la medicación o se modificó la dosis. Algunos efectos secundarios de los FAE están relacionados con la dosis que se está tomando. Si se toma una dosis mayor de la que se puede tolerar, pueden aparecer mareos, inestabilidad o malestar en el estómago, problemas con el equilibrio o visión doble en ocasiones. Las dosis a las que aparecen estos efectos varían y unas personas pueden tolerar dosis mucho mayores que otras.

Además de los efectos secundarios causados por la dosis de la medicación, puede haber síntomas relacionados directamente con el fármaco, lo que se denomina efecto secundario idiosincrásico. Cada FAE tiene efectos secundarios diferenciales, de manera que la consulta con el médico vuelve a ser fundamental para mejorar la tolerabilidad al tratamiento farmacológico de la epilepsia.

¿Qué quiere decir el “nivel sanguíneo” de la medicación que estoy tomando?

Cuando se toma un fármaco para la epilepsia, solamente una porción del mismo alcanza la circulación sanguínea y llega a las células cerebrales para el control de los ataques. Una parte del fármaco es metabolizada por el hígado en una sustancia que no es efectiva para el control de los ataques; otra parte es eliminada del organismo por los riñones o el intestino. La cantidad que se encuentra en la circulación sanguínea, o “nivel sanguíneo”, puede medirse en el laboratorio para determinar la cantidad de medicación disponible para el control de los ataques. Este nivel proporciona el médico una medida práctica para realizar ajustes de la dosis del fármaco, lo cual, junto a la información sobre el control de los ataques y los posibles efectos secundarios, que proporciona el paciente, ayuda a determinar el grado de eficacia de la medicación que se está tomando.




Comentarios

yenny
2010-08-04 07:03:41
Me gustaría saber que significa el resultado de mi eeg :"el eeg en vigilia muestra ritmos de frecuencia rápidas en todas las derivaciones corticales y husos de 22 hz en áreas centrales


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.