Enfermedades - Endometriosis


Actuación del médico ante problemas uterinos
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 0 de 0000
Existen varios métodos a través de los cuales el médico identificará o diagnosticará la causa de los síntomas y la enfermedad

Identificación del problema

Existen varios métodos a través de los cuales el médico identificará o diagnosticará la causa de los síntomas y la enfermedad. No siempre es necesario pasar por todos ellos, ya que el médico empleará aquellos que puedan aportar información en función de los síntomas que se presenten y los hallazgos que encuentre. Entre ellos se encuentran:

La historia clínica

Es el primer paso para el diagnóstico de una enfermedad. Se basa en un interrogatorio sobre los síntomas y sobre enfermedades propias padecidas en el momento actual o con anterioridad, así como si se ha sido sometido a alguna intervención quirúrgica, como se has desarrollado los embarazos y los partos anteriores. También el médico suele preguntar por la historia médica de otros miembros de la familia de primer grado. Es preciso informar al médico de que se están tomando hierbas u otros remedios naturales, si se está practicando la acupuntura u otras medicinas alternativas, etc.

El médico también puede preguntar sobre la vida sexual. Aunque puede ser incómodo hablar de este tema con otra persona, es importante que el médico sepa si los síntomas guardan relación con algo que está pasando en las relaciones sexuales.

La exploración vaginal

Para ello el médico empleará instrumentos para visualizar el interior de la vagina, el cérvix y el útero. Normalmente se emplea un espéculo para mantener abiertas las paredes de la vagina y permitir esa visualización. Es una exploración que aunque puede ser incómoda no tiene que se dolorosa y si es capaz de relajarse, será menos molesta. El interior de la vagina y el cérvix normalmente se visualizan con el colposcopio, una especie de lupa con una fuente de luz que permite una buena visibilidad.

La citología 

La prueba de Papanicolaou o citología cérvico-vaginal consiste en la toma de muestras de las células del cérvix y del fondo de la vagina por medio de unas torundas de algodón. Esta prueba se realiza rápidamente y es indolora. Las muestras así obtenidas se colocan sobre una lámina de cristal y se envían a un laboratorio especializado. La citología es una exploración a través de la cual el médico puede detectar la presencia de displasia o cáncer de cuello de útero.

Todas las mujeres a partir de los 18 años de edad, o más jóvenes si son sexualmente activas, deberían someterse a una citología cada 1 á 3 años.

Análisis de laboratorio

El médico puede solicitar un análisis de sangre y de orina, con cuyos resultados se obtiene un buen perfil del grado de salud general.

Exploraciones de imágenes

Existen diferentes métodos que proporcionan imágenes del interior del organismo sin necesidad de cirugía. El más conocido son los rayos X, pero también pueden emplearse la ecografía, la tomografía computarizada (TAC) o escáner, o la resonancia magnética. Con estas exploraciones el médico dispone demás datos para identificar la causa del problema.

Otras pruebas

Dependiendo de los síntomas iniciales y de los resultados de estas exploraciones, el médico puede solicitar otras pruebas como la biopsia endometrial, la dilatación y curetaje u otras que ayuden en el diagnóstico de la enfermedad del útero.

Tratamiento

Tras la historia clínica, la exploración y la realización de las pruebas complementarias, el médico estará en disposición de proporcionar un diagnóstico y de informarle de cual es el problema y cuales son las opciones de tratamiento disponibles. Las opciones terapéuticas más habituales para las enfermedades uterinas benignas, es decir, no cancerosas, son la “observación expectante”, el empleo de medicamentos incluidas las hormonas, la intervención quirúrgica incluida la histerectomía, o diferentes combinaciones entre ellas. 

“Observación expectante” se refiere a posponer el tratamiento durante un plazo de tiempo mientras se controla periódicamente la evolución de la enfermedad y de sus síntomas. Tras un periodo de tiempo prudente y razonable se puede optar por alguna de las opciones terapéuticas mencionadas anteriormente.

La medicina avanza de forma continuada y cada vez se dispone de nuevos tratamientos o nuevas modalidades de tratamiento para las enfermedades ya conocidas. El médico le informará de la existencia de esas nuevas opciones en el momento de la consulta.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.