Enfermedades - Conjuntivitis


¿Qué debe contener nuestro botiquín de viaje?
Autor: Dr. Salvador Giménez - 17 de junio 2002
Ha llegado el momento de preparar el botiquín de viaje, desde farmacia XXI queremos dar un ejemplo de la composición básica de un botiquín

Ha llegado el momento de preparar el botiquín de viaje, desde farmacia XXI queremos dar un ejemplo de la composición básica de un botiquín.

Incluiremos en el botiquín de viaje distintos fármacos (principios activos), en función de las principales dolencias que pueden aparecer en el transcurso de un viaje.

-          Mareo del viajero: dimenhidrinato, meclozina.

-          Dolor en general, fiebre e inflamación: ácido acetil salicílico, paracetamol, ibuprofeno y naproxeno. Pomada, gel o spray con principios activos antiinflamatorios (ibuprofeno, diclofenaco...).

-          Síntomas del resfriado: antihistamínicos y descongestionantes tópicos (efedrina, tramazolina, fenilefrina, xilometazolina...). En niños pequeños se recomienda suero fisiológico y agua de mar isotónica.

-          Congestión ocular: colirios descongestivos con fenilefrina, nafazolina, tetrizolina.

-          Conjuntivitis y queratitis infecciosa: colirios con gentamicina, cloranfenicol, aureomicina...

-          Picor de garganta: pastillas para chupar con clorhexidina, benzocaina, lidocaina, enoxolona, bencidamida

-          Tos improductiva: dextrometorfano (pastillas para chupar o jarabe).

-          Diarrea simple: loperamida, carbón activado. Soluciones de rehidratación oral.

-          Estreñimiento: supositorios de glicerina o la administración por vía oral  de laxantes formadores de masa del tipo metilcelulosa, salvado de trigo, semillas de plantago.

-          Acidez de estómago: sales de aluminio, de magnesio, de calcio, almagato, almasilato, magaldrato, ácido algínico.

-          Picaduras de insectos y de medusas:  amoniaco, pomada antihistamínica o corticosteroide (hidrocortisona). El uso de repelentes de insectos es esencial para evitar las picaduras de insectos, se aconseja que no falte un buen repelente en nuestro botiquín.

-          Heridas, ampollas reventadas, cortes...: povidona yodada, digluconato de clorhexidina, tintura de yodo, mercurocromo.

-          Contusiones con hematoma: pomadas o geles que contengan heparina y heparinoides.

-          Quemaduras leves: productos de aplicación tópica que contengan óxido de zinc, vaselina, bálsamo de Perú...

-          Quemadura solar: cremas, lociones y leches con principios activos calmantes, epitelizantes, cicatrizantes e hidratantes (conocidos como productos after-sun). En este caso el mejor tratamiento es la prevención, utilizando siempre productos de protección solar adecuados para cada tipo de piel.

-          Problemas en la piel: loción de calamina, glucocorticoides de acción tópica, polvos de talco.

-          Artículos de primeros auxilios: gasa estéril, cinta esparadrapo, vendas de fijación y elásticas, algodón, tiritas, puntos de sutura, suero fisiológico estéril, pinzas, tijeras y termómetro.

-          Enfermedades crónicas: todo viajero que padezca una enfermedad crónica deberá llevar cantidad más que suficiente del tratamiento que toma habitualmente, para que no le falte durante el transcurso de las vacaciones.

Por último recordaremos a todos aquellos viajeros que tengan la intención de realizar  turismo sexual, que no olviden poner en su botiquín un elemento imprescindible: el preservativo.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.