Enfermedades - Cefalea


Los suplementos de hierbas alivian el síndrome premenstrual
22 de enero 2001
Un extracto de hierbas utilizado en la antigüedad para apagar el deseo sexual de las mujeres puede servir para un propósito más moderno.

Un estudio que comparó los efectos de los suplementos de agnus castus con el placebo inactivo, mostró a los investigadores que el suplemento reducía significativamente síntomas del síndrome premenstrual tales como la irritabilidad, la cefalea, los cambios del humor y la tensión de los pechos. El agnus castus es un arbusto con flor, cuyo fruto se utiliza como suplemento.

El Dr. Rudiger Schellenberg y sus colaboradores del Instituto para la Atención Sanitaria y la Ciencia en Huttenberg, estudiaron 170 mujeres con síndrome premenstrual, durante tres ciclos menstruales, en los que la mitad de las mujeres tomaron agnus castus y la otra mitad placebo. El estudio publicado esta semana en la revista British Medical Journal informa que más de la mitad de las mujeres que tomaron el agnus castus afirmaron tener más de un 50% de reducción de sus síntomas, en comparación con el 24% del grupo placebo.

Aunque el extracto de agnus castus es bastante popular en Alemania para el tratamiento del síndrome premenstrual, prácticamente no se habían realizado estudios controlados. El mecanismo de acción del suplemento no está claro, pero los investigadores han sugerido que regula los niveles de prolactina, una hormona que aumenta durante el embarazo para estimular la producción de leche. En las mujeres no embarazadas, unos elevados niveles de prolactina contribuyen al dolor en los pechos y a otros síntomas del síndrome premenstrual.

“La otra ventaja del agnus castus”, afirma el Dr. Schellenberg, “es que parece no tener efectos secundarios significativos a la dosis de 20 mg al día utilizada en nuestro estudio. Cuatro mujeres que tomaban el suplemento y tres que tomaban placebo informaron de efectos secundarios leves”.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.