Enfermedades - Cataratas


Investigaciones biomédicas en clave de humor
Autor: Dr. Salvador Giménez - 20 de marzo 2001
Esta selección de investigaciones biomédicas publicadas en prestigiosas revistas médicas internacionales, con un diseño científico correcto y con resultados interesantes y coherentes con las hipótesis, demuestra que a veces el objeto de estudio cae en el terreno de lo curioso, lo anecdótico, (¿inútil?) y a veces lo divertido

Con motivo del primer aniversario on-line de Medicina XXI hemos elegido una selección de investigaciones biomédicas sobre temas un tanto curiosos, que han sido publicadas en las más prestigiosas revistas médicas internacionales, como el British Medical Journal. Aunque en principio no parecen tener demasiada utilidad práctica, en estas investigaciones los propios autores se plantean hipótesis que intentan contestar con su estudio y en algunas de ellas hacen gala de buen humor. Al final, muchas de las conclusiones sí que son interesantes y pueden tener trascendencia sobre la salud de la población.

¿A quién madruga Dios le ayuda?

O, “No por mucho madrugar amanece más temprano”.

Los investigadores de la Universidad de Southampton afirman que no hay justificación para que los muy madrugadores se crean moralmente superiores a los que se quedan en la cama un ratito más por las mañanas. Estos investigadores estudiaron 1.229 hombres y mujeres de alrededor de 65 años de edad para comprobar la validez de la máxima de Benjamín Franklin “Acostarse y levantarse temprano, hacen al hombre sabio, rico y sano”. Y no encontraron evidencia alguna que sugiriera que los que se van más tarde a la cama y se levantan más tarde padecieran ningún tipo de desventaja socioeconómica, cognitiva o de salud. En realidad, concluyen que ¡los que se van dormir más tarde tienen mejor salud que los que se acuestan temprano!

Los investigadores sugieren, sin embargo, que sí puede ser malo pasar demasiado tiempo en la cama. En sus hallazgos, los que se pasan 12 o más horas en la cama tienen un riesgo de muerte de una vez y media mayor que los que están 9 horas en la cama.

El consumo moderado de chocolate y dulces pueden prolongar la vida

O, “La vida es dulce y puede ser más larga” 

Caer en la tentación de comer dulces unas pocas veces al mes puede ayudar a vivir más tiempo, sugieren los autores de esta investigación llevada a cabo en Harvard. Este estudio sobre 7.841 hombres que empezaron sus estudios en Harvard entre 1916 y 1950, los autores encuentran que los que comían chocolate o dulces vivían casi un año más que los que no los comían.

El consumo de dulces se evaluó en 1988, cuando los hombres del estudio tenían una edad media de 65 años. Durante los siguientes 5 años, las tasas de mortalidad fueron menores entre los que comían dulces entre una y tres veces al mes, y mayores entre los que no los comían nunca. A mitad de camino se encontraban los que comían dulces o chocolate tres o más veces a la semana. Por lo tanto, como en casi todas las cosas de esta vida, la moderación parece ser la clave.

Los autores intentan explicar este fenómeno. Sugieren que la presencia de fenoles antioxidantes en el chocolate, que también se encuentran en el vino tinto, puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad coronaria y especulan que el cacao, la materia prima del chocolate, puede inhibir la oxidación del colesterol “malo” (LDL) y parece estimular la función del sistema inmunitario de defensa, lo que en conjunto produce un menor riesgo de enfermedad del corazón y de cáncer.

Los autores, sin embargo, terminan confesando que puede haber un cierto conflicto de intereses con su estudio, ya que son partidarios de comerse ¡una tableta de chocolate cada día!.

Las abuelas pueden reducir el gasto de la Seguridad Social

O, “Tenga una abuela en casa e irá menos veces a urgencias”

Las abuelas pueden desempeñar un papel tranquilizador en las familias con niños pequeños, lo que puede reducir la probabilidad de que los padres cojan a sus hijos y los lleven a los servicios de urgencia sin necesidad, afirman los investigadores del Hospital Royal Free de Londres. Los autores encuentran que los niños que tienen una abuela implicada en su cuidado tienen menos probabilidades de acudir a un servicio de urgencias por una enfermedad leve o menor. Y sugieren que con la pérdida progresiva de la familia tradicional, aumenta la necesidad de que los profesionales de la salud cumplan con el papel familiar de las abuelas, aunque los actuales programas educativos de las facultades de medicina y los libros de texto médicos no explican cómo convertirse en abuela.

Descubierto el secreto del agente secreto

O, “Un martini, pero removido en el vaso ¡eh!, no agitado en coctelera”

¿Ha visto la última película de Bond, James Bond, el agente secreto más famoso del mundo, 007 con licencia para matar? ¿No le sorprende que con más de cinco décadas de edad a sus espaldas, cada vez se le ves más joven y guapo y listo? ¿Se ha preguntado alguna vez cuál puede ser su secreto? Pues eso es lo que han investigado un equipo de canadienses de la Universidad de Ontario Occidental. Y para ello han estudiado las propiedades antioxidantes de la bebida favorita del agente secreto, el martini, compuesto de vermut, ginebra y aceituna verde con un palillo. Pero, ¡ojo! el martini tiene que ser removido en el vaso, no agitado en la coctelera. El martini removido en el vaso es más efectivo en la inactivación del peróxido de hidrógeno y por tanto tiene mayor capacidad antioxidante que el agitado en coctelera.

El consumo moderado de bebidas alcohólicas parece reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, apoplejía y cataratas, afirman los investigadores y sugieren que esto puede ser debido a las acciones antioxidantes del alcohol y de otros ingredientes antioxidantes naturales. Puesto que James Bond no tiene cataratas ni enfermedad cardiovascular, cabe la posibilidad de que la forma de preparación de su bebida alcohólica pueda tener influencia en sus capacidades antioxidantes. Y de los dos componentes del martini, el vermut contribuye en mayor medida a la capacidad antioxidante de la bebida, pero la combinación de ambas es más potente.

Los autores concluyen que el martini removido tiene una actividad antioxidante superior que la del martini agitado, pero que la razón no está clara. También sugieren que puesto que James Bond no sufre de enfermedad cardiovascular ni de cataratas está claro que es un consumidor moderado de alcohol, porque seguro que usted no ha visto nunca a James Bond borracho como una cuba en una película, ¿verdad?. Sin embargo advierten que no han tenido en cuenta el posible factor de confusión que representa comerse o no la aceituna que suele servirse con esta bebida.

El saxo puede ser peligroso para su salud

O, “Practique el saxo, pero seguro”

Saxo, sí, saxo. No es un error de teclado. Porque entre los músicos de jazz famosos, tocar el saxo(fón) es el principal riesgo para la salud, concluyen los investigadores de este estudio. Aunque los músicos de instrumentos de viento son los que tienen un mayor riesgo en general, los saxofonistas de origen americano tiene el riesgo más elevado.

Los autores especulan que las técnicas de respiración circular, en las que los músicos de instrumentos de viento inhalan por la nariz al mismo tiempo que hinchan los carrillos y el cuello de aire, podría ser la causa del grado de mortalidad entre esta categoría de músicos. Sin embargo, tocar más de un instrumento o ser el líder de la banda parece tener una influencia protectora. Por tanto, los autores abogan por campañas de promoción de la salud para estimular a los saxofonistas a tocar otros instrumentos o a declararse a sí mismos como jefes de la banda.

Los autores concluyen con la necesidad de más investigaciones al respecto, en especial en la confusa área de los músicos de jazz que tocan en bares llenos de humo y sugieren que poder asistir a todos los festivales de jazz nacionales e internacionales les ayudaría a intentar resolver el problema, por lo que actualmente están buscando fondos para tal investigación.

Las imágenes de resonancia magnética de la relación sexual son posibles y son útiles

O, “Una nueva forma de tener imágenes de la relación sexual”

¿Le han hecho alguna exploración de resonancia magnética? ¿Cómo se sintió cuando le introdujeron en ese túnel que parece la puerta de una lavadora grande? ¿Se imagina metiéndose allí con su pareja y hacer el amor, mientras un equipo de investigadores le va dando al botón para tomar imágenes de lo que usted y su pareja están haciendo? Pues eso mismo quisieron estudiar los investigadores holandeses al tomar imágenes de resonancia magnética de los genitales del hombre y la mujer durante la relación sexual. Concluyeron afirmando que esto es posible y que puede contribuir a un mejor conocimiento de la anatomía vital y viviente.

Los investigadores seleccionaron a ocho parejas y tres mujeres, todos ellos mayores de 18 años y de complexión pequeña para que hicieran el amor o se masturbaran mientras se les tomaban imágenes de resonancia magnética. Eso sí, tuvieron el detalle de adaptar uno de estos equipos haciéndolo más grande, de unos 50 centímetros de diámetro.

Los participantes en el estudio, voluntarios por supuesto, realizaron trece experimentos. Los investigadores encontraron que los hombres tenían más problemas con la actividad sexual, concretamente con el mantenimiento de la erección y que todas las mujeres tuvieron una respuesta sexual completa, aunque las que alcanzaron el orgasmo lo describieron como “superficial”. A pesar de estos inconvenientes, los investigadores fueron capaces de conseguir buenas imágenes de resonancia magnética del progreso del coito.

Las imágenes mostraron que durante la estimulación sexual de la mujer el útero se eleva y la pared vaginal anterior (delantera) se alarga. Durante el coito en la posición del misionero, el pene, desde la raíz hasta la parte pendular, no está recto ni tiene forma de “S” como se había creído anteriormente, sino que de hecho, tiene forma de “¡boomerang!”. La posición más baja de la pelvis del hombre durante el coito, el tamaño de la base del pene y la capacidad del pene en erección de ponerse en un ángulo de alrededor de 120 grados con respecto a su base, permite que la penetración sea casi paralela a la columna de la mujer.

Los autores concluyen que su investigación ha contribuido a nuestro conocimiento sobre la anatomía humana viviente, nunca antes vista desde esta perspectiva.

Dr. Salvador Giménez Serrano

Director Médico

Medicina XXI




Comentarios

sandra
2009-08-17 09:23:43
joder solo falta q aora q me apunto a saxofon termine eso cn mi vida , a jeje


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.