Enfermedades - Cardiovascular


Un estudio sueco relaciona la cirugía bariátrica con una menor incidencia de accidentes cardiovasculares
13 de enero 2012
Sus resultados refuerzan la posible relación entre acumulación de grasa en el abdomen y enfermedades cardiovasculares.

Un estudio sueco recientemente publicado por la revista oficial de la American Medical Association (JAMA) ha revelado que la cirugía bariátrica está relacionada con una reducción en el número de accidentes y de fallecimientos causadas por enfermedades cardiovasculares en personas obesas. Se conoce como cirugía bariátrica a los diversos métodos quirúrgicos empleados para reducir la grasa corporal del cuerpo, en especial al bypass gástrico.

Según la mayoría de estudios, la obesidad está relacionada con una mayor mortalidad por accidentes cardiovasculares y en general con una menor esperanza de vida. Por lo tanto, la conclusión lógica es que la pérdida de peso ayuda a proteger contra enfermedades cardiovasculares. No obstante, esta premisa no es tan sencilla, pues carecemos de pruebas estadísticas sólidas que relacionen la pérdida de Índice de Masa Corporal (IMC) con una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares. En opinión de la comunidad científica, el problema podría no ser la cantidad de grasa corporal sino de qué tipo es y en dónde se halla localizada.

En el estudio publicado por la revista JAMA, un equipo de investigadores de la Universidad de Gotemburgo dirigidos por el Dr. Lars Sjostrom examina la posible relación entre cirugía bariatrica y una menor incidencia de accidentes cardiovasculares. Se compararon los datos de 2.010 individuos obesos que habían sido sometidos a cirugía bariátrica con los de 2.037 obesos que habían recibido el habitual tratamiento para reducir peso (dieta, ejercicio) del Sistema Nacional de Salud sueco. Todos los participantes tenían edades comprendidas entre los 34 y los 60 años e índices de masa corporal de al menos 34 para los hombres y de 38 para las mujeres.

De los pacientes sometidos a cirugía bariátrica, hubo un total de 199 accidentes (incluyendo 28 fallecimientos) mientras que el grupo de control sufrió un total de 234 accidentes (con 49 muertes). Tras ajustar los datos en función de ciertas variables, los investigadores llegaron a la conclusión de que la cirugía bariátrica está relacionada con una menor incidencia de mortalidad por accidentes cardiovasculares. Es más, los investigadores vieron que la pérdida de peso no estaba relacionada con un descenso del riesgo de enfermedades cardiovasculares: las personas obesas que siguieron los tratamientos habituales sufrieron un mayor número de accidentes cardiovasculares y de fallecimientos aún a pesar de reducir su IMC.

Estos resultados han llevado a algunos científicos a plantear la validez del IMC a la hora de juzgar el posible riesgo de enfermedades cardiovasculares. Así, aunque sigue resultando recomendable el que las personas obesas pierdan peso por toda una serie de razones sanitarias, el simple hecho de tener sobrepeso no supone necesariamente que se corra un riesgo más alto de sufrir enfermedades cardiovasculares que una persona con un IMC adecuado a su estatura o edad. De hecho, la clave que explique la incidencia de las enfermedades cardiovasculares podría estar en las características y localización de la grasa en el cuerpo más que en la cantidad total. En este sentido, el estudio sueco no hace sino reforzar las conclusiones de otros estudios que señalan que la acumulación de grasa en el abdomen es mucho más propensa a causar enfermedades cardiovasculares o de otro tipo que si se acumula en la cadera o en otras partes del cuerpo.

Fuente:   JAMA


Comentarios

Candy
2012-01-23 07:45:39
Muy buenos sus comentarios acerca de la salud ,ya ma habia extrañado que no me habian llegado sus comentario . Muchas gracias por tan valiosa pagina . Dios los siga bendiciendo para seguir orientando a muchas gentes.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.