Enfermedades - Canceres


¿Mecanismo de protección de las células? Nuevas teorías sobre los orígenes del cáncer
8 de octubre 2014
Pese a los grandes recursos vertidos en la lucha contra el cáncer durante las dos últimas décadas el impacto ha sido menor al esperado, por lo que tal vez sea el momento de un nuevo paradigma y reenfocar la investigación del cáncer. Un modelo de simulación basado en la física postula que el cáncer podría ser un “modo a prueba de fallos” para células estresadas, y sugiere que el oxígeno y la inmunoterapia podrían ser la mejor forma de combatir esta enfermedad.

Cáncer: el “modo seguro” de las células.
¿Podría ser el cáncer la forma que tienen nuestras células de ejecutarse “en modo seguro” del mismo modo que el sistema operativo de un ordenador dañado intenta preservarse contra una amenaza externa? Tal es la controvertida hipótesis propuesta por el físico Paul Davies de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe en base a las raíces evolutivas del cáncer. De ser correcto, su modelo apoyaría el estudio de nuevas terapias más eficaces que incluirían el tratamiento con oxígeno y la infección con agentes víricos o bacterianos.

Investigadores de la Universidad de Arizona en cooperación con científicos británicos y australianos han desarrollado un modelo “atávico” según el cual un tumor sería la re-expresión de un antiguo mecanismo “pre programado” que hasta entonces había permanecido inactivo. En un nuevo artículo publicado en septiembre en BioEssays, argumentan que, dado que el cáncer está presente en numerosos animales y plantas además de en humanos, debe ser un rasgo evolutivo muy antiguo que evolucionó hace millones de años, cuando toda la vida de la tierra compartía un único antepasado unicelular. De hecho, algunos científicos postulan que el cáncer podría ser tan antiguo como la vida multicelular en la tierra. Al comienzo de la evolución, las células eran inmortales, es decir, tenían la capacidad de proliferar sin que nada se lo impidiera, que es justo lo que hace el cáncer. No obstante, cuando se desarrollaron organismos multicelulares complejos, “la inmortalidad de los genes fue transmitida a los huevos y al esperma”, con lo que las células no asociadas a la reproducción dejaron de necesitar esta capacidad. El equipo de investigadores postula que cuando una célula se enfrenta a una amenaza externa para su salud, como por ejemplo radiación, las células vuelven a activar el “modo a prueba de fallos” pre programado. Al hacerlo, las células desactivan funciones más avanzadas y reactivan la capacidad de proliferar de forma indefinida en su intento de sobrevivir. “El cáncer es a prueba de fallos”, afirma Davies. “Una vez desencadenada la subrutina, implementa su programa sin que nada se lo impida”.El artículo publicado en BioEssays propone dianas terapéuticas para combatir el cáncer en base a esta teoría.

Oxígeno y azúcar, el talón de Aquiles del cáncer.

Si la teoría es correcta, entonces el cáncer evolucionó en una época de la vida geológica de la tierra en la que el ambiente era más ácido y contenía menos oxígeno. Por lo que los investigadores predicen que tratar a los pacientes con altos niveles de oxígeno y reducir las cantidades de azúcar en su dieta para así disminuir la acidez podría limitar el avance del cáncer y reducir el tamaño de los tumores. El efecto de los niveles de oxígeno sobre el cáncer ya había sido estudiado de forma independiente y parecen confirmar el modelo de Davies. Investigadores belgas han demostrado recientemente que niveles de oxígeno ligeramente elevados pueden inducir apoptosis (muerte celular) en células de leucemia sin causar daños en las células sanas. Los resultados de los primeros ensayos parecen demostrar que elevar los niveles de oxígeno una o dos horas al día, en combinación con otras terapias estándar, parece tener efectos beneficiosos en los pacientes sin efectos secundarios.

Por otro lado, el modelo de Davies y cols., afirma que a medida que el cáncer progresa, los genes evolutivamente más recientes pierden sus funciones, mientras que los antiguos se activan. Para comprobar esta hipótesis, los autores del estudio están comparando datos con el Atlas del genoma del Cáncer para identificar aquellos genes que están implicados en el cáncer con los de diversas bases de datos que clasifican los genes que compartimos con otras especies. Estas últimas permiten a los biólogos determinar la edad de los genes. Demostrar que los genes involucrados en el cáncer son muy antiguos supondría una nueva prueba que validaría la teoría del origen ancestral del cáncer.

La teoría de Davies y cols. ya había sido comentada en esta misma sección de medicina 21 en julio de 2013, después de la publicación de su artículo "Exposing cancer’s deep evolutionary roots" .



Comentarios

Liliana Prack
2014-10-15 06:50:12
¿ los organismos con el ph alterado , son más propensos a contraer cáncer


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.