Enfermedades - Canceres


El cáncer “podría ser tan antiguo como la vida multicelular en la tierra”. Investigadores descubren cáncer en un animal evolutivamente muy primitivo.
4 de julio 2014
Científicos de la Universidad de Kiel (Alemania) han llegado a la siguiente conclusión: el cáncer podría ser tan antiguo como la vida multicelular sobre la tierra, y probablemente nunca pueda ser erradicado por completo.

Los denominados “genes cancerosos” son muy antiguos.
Los tumores son causados por los denominados genes cancerígenos. Cuándo comenzaron a producirse tumores en la evolución es una cuestión que los científicos del Instituto Max Planck de biología evolutiva de Plön (Alemania) llevan años investigando por medio de bases de datos y software bio-informático específicamente diseñado para sus estudios. Durante la búsqueda de los orígenes del gen canceroso, hicieron un descubrimiento inesperado en un grupo de animales muy arcaicos. Aunque los datos predecían que los primeros animales multicelulares ya tenían la mayor parte de los genes que causan cáncer en humanos, faltaba, de un lado, evidencia de que estos animales puedan sufrir tumores, y, de otro lado, comprender los mecanismos moleculares de la formación tumoral en estos animales tan simples. El equipo de investigadores dirigido por el profesor Thomas Bosch de la Universidad Christian Albrechts de Kiel (Alemania) ha conseguido acumular un nivel de conocimientos detallado de las causas del cáncer. Bosch ha investigado durante años las células madre y la regulación del crecimiento de tejido en hidras, un tipo de hidrozoo hídrico muy arcaico. “Hemos descubierto pólipos con cáncer en dos especies diferentes de Hidra, un organismo muy similar a los corales”, comentó Bosch. Esto prueba que las formas de vida multicelular más primigenias y evolutivamente más arcaicas también tienen cáncer.

Causa del tumor: error en la programación de la muerte celular.
Los investigadores también exploraron las causas celulares de los tumores en todo el organismo afectado. Por vez primera se ha conseguido demostrar que las células madre, que están programadas para la diferenciación sexual, se acumulan en grandes cantidades y no son eliminadas de forma natural por medio de muerte celular programada. Resulta interesante observar que estos tumores tan sólo afectan a pólipos de hidra hembra y que se parecen al cáncer de ovario. Al llevar a cabo análisis moleculares más detallados de los tumores, se descubrió un gen cuya actividad aumenta de forma muy importante en el tejido tumoral, previniendo la muerte celular programada. Dado que se cree que un mecanismo de muerte celular desactivado también es responsable del crecimiento y expansión de muy diversos tipos de tumores humanos, se pueden observar parecidos sorprendentes entre estos tumores y los tumores humanos.

El tercer hallazgo de los científicos fue mostrar que las células tumorales son invasivas. Esto quiere decir que si se introducen células tumorales en un organismo sano, pueden provocar el crecimiento tumoral en este. Esta característica invasiva también es un rasgo evolutivamente arcaico, comenta el profesor Bosch.

Conoce a tu enemigo.
Según el equipo de investigación dirigido por Bosch, el hallazgo de tumores primigenios en hidras es un paso decisivo hacia un mejor conocimiento de los orígenes del cáncer. “Nuestros estudios reconfirman que animales primigenios tales como las hidras nos proporcionan una enorme cantidad de información para poder comprender ese conjunto de problemas tan complejos que es englobado bajo la denominación de “cáncer”. Nuestro estudio también hace improbable que se pueda ganar algún día la “guerra al cáncer”, aunque conocer a tu enemigo desde sus orígenes es la mejor manera de combatirlo, y de ganar muchas batallas”.

Fuente:   Christian-Albrechts-Universität zu Kiel (Alemania)


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.