Enfermedades - Canceres


Descubren posible mecanismo que provoca la metástasis
28 de febrero 2014
La expansión de las células cancerosas a otros órganos, conocida como metástasis, se debería a un mecanismo en el que la plasmina, una enzima implicada en la coagulación de la sangre, tiene un papel clave. Este descubrimiento podría ayudar al desarrollo de fármacos que bloqueen la metástasis tumoral.

Investigar la metástasis, no el cáncer
La mayoría de muertes por cáncer son provocadas por la metástasis, pues, aunque numerosos tumores primarios no afectan a órganos vitales, las metástasis sí que lo hacen. Asimismo, dada la extrema complejidad y diversidad de tumores, el equipo científico del Centro Memorial Sloan Kettering de Nueva York dirigido por Joan Massagué (Barcelona, 1960) tomó la decisión de centrarse en el estudio de la metástasis y de los mecanismos que emplea en lugar de estudiar los tumores primarios y secundarios, que es lo que han estado haciendo la mayoría de oncólogos. Tras una década de investigaciones, el equipo de Massagué ha descubierto un mecanismo que parece ser imprescindible para que las células cancerosas se extiendan a otros órganos. Si se pudiera anular dicho mecanismo, explica Massagué, se podría detener la metástasis y reducir de forma substancial la mortalidad provocada por el cáncer.

La clave está en la plasmina
Los más recientes resultados de la investigación, publicados en la revista Cell, explican el posible mecanismo por el cual los tumores de mama y de pulmón se extienden al cerebro. Durante los próximos meses, esperan demostrar que las metástasis a otros órganos, así como las causadas por otros tipos de cáncer, se basan en el mismo mecanismo. De demostrarse este, se habría hallado una diana terapéutica con la que bloquear la metástasis tumoral.

La pieza clave del mecanismo parece estar en la plasmina, una enzima más conocida por su efecto anticoagulante en la sangre, y que también ejerce una función protectora contra las células tumorales, al impedir que se adhieran a la pared externa de los vasos sanguíneos y provoca la autodestrucción de las células tumorales. Este mecanismo es altamente eficaz en la protección del cerebro, lo que explicaría por qué la metástasis se forma más tarde en el cerebro que en otros órganos.

No obstante, algunas células cancerosas acaban desarrollando protección contra la plasmina, gracias a una molécula denominada L1CAM, lo que les permite extenderse al cerebro y multiplicarse allí. En teoría, si se pudiera bloquear esta molécula, las células tumorales ya no podrían adherirse a los vasos sanguíneos y formar nuevos tumores. El equipo de Massagué ya trabaja en el desarrollo de anticuerpos que bloqueen esta molécula en experimentos con ratones de laboratorio. No obstante, Massagué advierte de la tremenda complejidad del mecanismo de la metástasis, por lo que aconseja no dejarse llevar por triunfalismos, e “ir paso a paso”.

Fuente:   Memorial Sloan Kettering Cancer Center


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.