Enfermedades - Caidas


La bañera traicionera
7 de junio 2005
Un nuevo estudio ha detectado que las inevitables caídas o resbalones que sufren los niños al entrar o salir de una bañera suelen ocurrir en presencia de adultos que supuestamente les vigilan.

De todos los accidentes que sufren los niños en la bañera, el 80% corresponden a resbalones y caídas, mientras que el resto son escaldamientos, conatos de ahogo y otras magulladuras o arañazos.

La mayoría de niños accidentados no rebasaban los cinco años de edad. Según publican los investigadores responsables del trabajo en la revista Clinical Pediatrics, con sólo vigilar al niño no es suficiente.

Como medida de seguridad adicional, el autor, Dr. Gary Smith, de Ohio (EEUU), sugirió que los fabricantes podrían lanzar al mercado bañeras con piso antideslizante. "Los padres no pueden vigilar al niño el 100% del tiempo de baño. La protección pasiva y automática es lo que mejor funciona," admitió el Dr. Smith.

También se recomienda el uso de asientos de baño para niños y el control previo de la temperatura del agua. También cabe reconocer que ninguna de las caídas de los niños supuso, durante el estudio, una amenaza para la vida de ninguno de ellos. La cosa no fue más allá de un chichón o de un rasguño.

La investigación apreció también que menos del 40% de los padres ha acoplado adhesivos antideslizantes al piso de la bañera. Sin embargo, más del 80% de los progenitores afirmó haber realizado alguna modificación de la bañera tras el accidente, como acoplar superficies antideslizantes o asideros de seguridad.

Fuente: Clinical Pediatrics 2005;Mayo.




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.