Artículos de Medicina 21


Cómo prevenir el "mal de las montañas"
Autor: Dr. Salvador Giménez - 17 de julio 2000
El "mal de montaña" o "mal de las grandes alturas" acontece más fácilmente cuando personas poco habituadas a las altitudes efectúan ascensiones relativamente rápidas, bien a pie, bien en vehículo

Cuando una persona asciende a una gran altura de forma rápida, le es difícil adaptarse al descenso de la presión de oxígeno que se produce. A 5.000 metros de altura, la presión del oxígeno en la atmósfera es la mitad que a nivel del mar. No es frecuente que las personas corrientes asciendan hasta 5.000 metros, a menos que sea en avión, que mantiene en la cabina presiones correspondientes a mil metros de altura, en las que no hay problema.

¿A qué altitud empiezan los problemas? Más o menos a los 2.000 metros, algunas personas ya pueden empezar a sentir molestias. Dolor de cabeza, debilidad general, náuseas, respiración agitada y aumento de las pulsaciones, son los más frecuentes.

El "mal de montaña" o "mal de las grandes alturas" acontece más fácilmente cuando personas poco habituadas a las altitudes efectúan ascensiones relativamente rápidas, bien a pie, bien en vehículo (coche, teleférico). El esfuerzo de subir a pie facilita la aparición de los trastornos. Si se da tiempo para la adaptación y el descanso, suele curar espontáneamente. En excursiones, por ejemplo, es fácil desandar lo andado, y volver a territorios más bajos, con lo que el problema cesa de forma rápida. En estos casos de excursiones a pie, un riesgo suplementario sería el efecto de la deshidratación y del calor.

"Lo que llamamos "vértigo de las alturas" no es sino

un malestar psicológico intenso provocado por el miedo

a caer cuando alguien está en un sitio muy elevado"

También pueden aparecer trastornos cuando alguien se desplaza, para un viaje de varios días, a zonas de gran altitud. En estos casos, si la persona tiene problemas para adaptarse a los cambios de presión de oxígeno, los síntomas que hemos comentado pueden durar más tiempo y requerir tratamiento. Lo más frecuente, de todas formas, es que en dos o tres días, la persona se adapte y vuelva a la normalidad.

Los mayores riesgos se producen cuando personas poco habituadas realizan ascensos rápidos por encima de los 3.000 metros. Se trata de alturas inusuales, al menos en nuestro país. En estos casos puede llegar a desarrollarse una inflamación o edema pulmonar, con síntomas de fuerte tos, esputos rosados o sanguinolentos, fiebre, dificultad para respirar con intensa sensación de ahogo. Requiere el descenso inmediato y atención médica. Además del pulmón, también el cerebro puede sufrir, y si aparecen síntomas de inflamación o edema cerebral, tales como dolor intenso de cabeza, incoordinación, visión doble y desvaríos, el descenso inmediato es obligado, así como el traslado del paciente al hospital.

La mejor prevención es la prudencia. Incluso las personas entrenadas pueden tener mal de las alturas si ascienden rápidamente. Por encima de los 2.500 metros es mejor ascender lentamente (no más de 300 metros cada día), y disponer días de reposo cuando se sube más allá de los 5.000 metros.

El "vértigo de las alturas"

¿Tiene el "mal de las alturas" relación con el llamado "vértigo de las alturas"? La respuesta es no. Lo que llamamos "vértigo de las alturas" no es sino un malestar psicológico intenso provocado por el miedo a caer cuando alguien está en un sitio muy elevado. El nombre técnico es "acrofobia", de unas palabras griegas que significan "miedo a los puntos extremos". Este temor se manifiesta por sensación de inseguridad, sensación de que fallan las extremidades inferiores, malestar general, ansiedad y, en muchos casos, temor a perder la conciencia o el control con el subsiguiente riesgo de caída.

"Dolor de cabeza, debilidad general, náuseas,

respiración agitada y aumento de las pulsaciones,

son los síntomas más frecuentes"

Este tipo de trastorno es psicológico, aunque la ansiedad provoca amplias manifestaciones corporales: tensión muscular, mareos, taquicardia, respiración agitada, etc. Su tratamiento requiere la actuación del especialista (psicólogo, psiquiatra?c). En según qué casos el procedimiento curativo consiste en "reaprender" el afrontamiento de las alturas, en lo que pueden ser usados muchos métodos psicológicos distintos: terapia de conducta, técnicas de relajación, hipnosos, etc. En algunas personas, la fobia a las alturas estará enmascarando un proceso de tipo depresivo. En tales circunstancias debe ser el psiquiatra quien decida el camino a seguir, probablemente una combinación de las técnicas psicológicas anteriormente citadas con el empleo de alguna medicación antidepresiva bajo estricto control.

Sabía usted que?c

·         Las personas que viven en lugares con altitudes por encima de los 3.000 metros pueden padecer mal de altura cuando vuelven a ascender tras haber permanecido periodos cortos de tiempo en lugares más bajos.

·         Las personas que ya han tenido algún ataque de mal de montaña están más predispuestas a tener otros bajo condiciones similares.

·         Los niños, sobre todo los pequeños, y las mujeres en la fase premenstrual parecen más susceptibles de sufrirlo.

·         Los ascensos muy rápidos, por ejemplo en globo, o en aviones no presurizados, no suelen producir el auténtico mal de montaña, aunque sí trastornos debidos al cambio rápido de presión, por ejemplo dolor de oídos

·         El llamado "vértigo de las alturas" es un tipo de fobia, es decir, temor irracional, disparado por la ansiedad y el miedo a caerse cuando alguien está en lugares altos. Su tratamiento es predominantemente psicológico.

"Más o menos a los 2.000 metros, algunas personas

ya pueden empezar a sentir molestias"

¿Cómo prevenirlo?

·         Los síntomas del mal de montaña son debidos a un estrés por falta de oxígeno.

·         El cerebro, al percibir la falta de oxígeno, ordena una respiración más rápida, que no surte ningún efecto beneficioso. Al contrario, se produce una "hiperventilación" o respiración rápida y superficial con aumento de la pérdida de anhídrido carbónico y, como consecuencia, fallos metabólicos corporales que pueden llegar a ser graves.

·         En personas que suben por encima de los 5.000 metros, pueden producirse hemorragias en la retina, similares a las que vemos en la diabetes o en la hipertensión.

·         El tratamiento del mal de montaña requiere ingestión de abundantes líquidos, reposo y, si es necesario, el descenso de la altura.

·         Las personas que viven a grandes altitudes pueden sufrir una especie de "mal de montaña crónico" que comporta exceso de glóbulos rojos, dificultades respiratorias y cardíacas, junto con tendencia a las trombosis. Es muy poco frecuente, pero exige el descenso periódico a zonas más bajas.




Comentarios

Hernan
2019-05-09 08:21:15
Cuando voy a la altura me va muy mal, me duele la cabeza y me falta mucho el aire y cuando regreso a la costa, mi mucosidad es con sangre......esto es normal ???

Erika
2015-03-13 07:25:29
Quisiera saber si la persona padece de presión alta controlada y mayor de 65 años tiene más probabilidades de sufrir este mal o si es obesa, corre el mismo riesgo que un adulto joven... gracias

cachi
2014-04-28 06:16:30
suele sangrar la nariz, estoy en La Paz (Bolivia) desde ya muchas gracias....

Claudio
2012-11-05 08:02:12
No estoy acostumbrado a la altura y debo ingresar a una empresa que hace montajes de asta 70 mts de altúra además soy ipertenso con 20 miligramos de Enalapril por dia... Aclaro que necesito el empleo.. La pregunta es: que debo hacer, tomar o que? Para poder apalear con este problema que habiendo SEGURIDAD INDUSTRIAL A MI VISTA me facilitaría las cosas.... Espero una pronta respuesta saludos cordiales Claudio

Kattie
2012-03-14 07:25:58
"Más o menos a los 2.000 metros, algunas personas ya pueden empezar a sentir molestias. Dolor de cabeza, debilidad general, náuseas, respiración agitada y aumento de las pulsaciones, son los más frecuentes." Tengo 20 años y sufro de estos síntomas desde chica nomás pasando los mil metros. Además me suele sangrar la nariz ¿Es esto normal? El médico me recetó Dramamine para los vómitos y las nauseas.

la negra
2009-09-01 08:09:20
yo soy una persona (mujer), le tengo panico a la altura , e igualmente no puedo acercarme a una orilla tales como por Ej. el ferry no`puedo dalir si esta en funcionamiento menos acrcarme a las barandas y si tengo que estar en lo alto no puedo mirar para abajo me da pavor, que debo hacer a quien debo acudir por favor respondame Dr.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.