Artículos de Medicina 21


¿Cuán joven es tu corazón?
Autor: Dr. Salvador Giménez - Revisado: 30 de marzo 2010
Un corazón sano es vital para vivir una vida plena, independientemente de la edad y el sexo. El control de los principales factores de riesgo a través de la elección de una alimentación saludable, mantener una buena actividad física y no fumar, pueden prevenir los infartos de miocardio y los infartos cerebrales y ayudar al corazón a envejecer más lentamente

Las enfermedades del corazón y el ictus cerebral son la principal causa de muerte en todo el mundo, lo que representa 17,5 millones de vidas cada año. Cada año se celebra el Día Mundial del Corazón, en este caso el domingo 24 de septiembre de 2006, con el objetivo de aumentar la concienciación pública acerca de los riesgos para el corazón y para promover las medidas preventivas. El lema del Día Mundial del Corazón 2006 es “¿Cuán joven es tu corazón?”, con el objetivo de estimular a las gentes de todo el mundo para adoptar un estilo de vida cardiosaludable que ayude a mantener un corazón joven durante toda la vida.

Actividad física y salud cardiaca

La inactividad física contribuye significativamente al envejecimiento del corazón, ya que puede conducir al sobrepeso y a la obesidad, la diabetes y la hipertensión. El corazón es un músculo que necesita ejercicio regular para mantener un bombeo de sangre eficiente en cada latido cardiaco. La actividad habitual y sus efectos sobre los factores de riesgo asociados son de gran ayuda:

· Enlentecen el estrechamiento de las arterias del corazón y del cerebro

· Ayudan al cuerpo a emplear el exceso de grasa almacenada, lo que es fundamental para ayudar a perder peso y luchar contra la obesidad

· Mejoran los niveles de colesterol a través del aumento de los niveles de colesterol bueno (HDL) en la sangre

· Mantienen unos niveles adecuados de glucosa en sangre, lo que ayuda contra la diabetes

· Reducen la presión arterial elevada

· Ayudan a los fumadores que dejan de fumar: los fumadores que hacen ejercicio tienen el doble de éxito en sus intentos para dejar de fumar

La actividad física también mejora la salud general, aumenta la energía, reduce es estrés, fortalece los músculos y los huesos y mejora el equilibrio, la resistencia y la movilidad.

¿Qué tipo de actividad es la mejor?

Para una buena salud global hay que realizar ejercicios de estiramiento, actividades de fortalecimiento y aeróbicas de resistencia:

Las actividades aeróbicas son el mejor ejercicio para el corazón. Entre ellas se encuentran caminar a paso vivo, correr, nadar, ir en bicicleta, cuidar del jardín, etc.; cualquier actividad que use el corazón, los pulmones y los músculos durante un periodo de tiempo. Al mismo tiempo que se fortalece el corazón, el ejercicio quema calorías ayudando a controlar el peso

Las actividades de fortalecimiento hacen trabajar a los músculos abdominales y de la zona baja de la espalda. Estos grandes y fuertes músculos queman más calorías, por ejemplo subiendo escaleras o caminando cuesta arriba, lo cual ayuda a mantener un peso saludable

Los ejercicios de estiramiento ayudan a mejorar la flexibilidad a través de actividades como el Tai Chi y el yoga.

¡Hay que moverse!

Hay que empezar el ejercicio lentamente e ir aumentando el tiempo, la intensidad – donde aumenta la frecuencia respiratoria mientras se es capaz de hablar – y la frecuencia de la actividad para fortalecer el corazón. Para reducir los factores de riesgo es suficiente con 30 minutos de ejercicio al día en los adultos y 60 minutos al día en los niños. Aunque la actividad física es totalmente segura para la mayoría de las personas, en ocasiones es importante consultar con el médico antes de empezar con el ejercicio.

Actividad

Consumo de calorías/30 minutos*

Aerobic

246

Ciclismo (16 km/h)

201

Baile

208

Trabajo doméstico

92

Patinaje sobre ruedas

163

Carrera (8 km/h)

268

Carrera (12 km/h)

455

Natación

279

Tenis (individual)

205

Caminar (3 km/h)

92

Caminar (4 km/h)

160

*Cálculo para una persona que pesa 63-68 kg

Una alimentación sana

Para ayudar a mantener un corazón sano durante toda la vida, las calorías ingeridas deben estar equilibradas con las calorías consumidas. Es recomendable combinar el ejercicio con una dieta equilibrada que incluya gran cantidad de frutas y vegetales, cereales integrales, carnes magras, pescado, legumbres, así como alimentos desnatados y bajos en grasa, margarinas vegetales y aceite de oliva.

¡No al tabaco!

El tabaquismo es otro factor de riesgo importante a controlar para mantener un corazón joven. Dejar de fumar reduce los niveles sanguíneos de colesterol total y colesterol malo (LDL), reduce la predisposición a la coagulación de la sangre y las probabilidades de un bloqueo súbito de una arteria. Servir de ejemplo, no fumando, proporciona un mensaje claro y coherente acerca de los peligros del tabaco para los niños.

¿Cómo tener éxito?

Una gran parte del mantenimiento de un estilo de visa saludable depende del conocimiento de cómo mantenerse motivado uno mismo durante el proceso de la modificación de los hábitos. A continuación se presentan algunos pasos que pueden ayudar:

Buscar la información necesaria. Los centros de salud proporcionan información sobre los factores de riesgo y las acciones que se pueden poner en marcha para reducirlos

Conocer los riesgos individuales. Entre ellos se encuentran la historia familiar, el Índice de Masa Corporal (IMC), la circunferencia de cintura, la presión arterial, los niveles de colesterol, el tabaquismo y la inactividad física

Establecer objetivos alcanzables. Hay que repartir los objetivos de la alimentación saludable y el ejercicio físico en porciones más pequeñas y asequibles y desarrollar un plan de acción para mantenerse en la buena dirección

Llevar un registro de los progresos. Mantener un registro de las actividades y los éxitos y darse un premio cada vez que se alcanza un objetivo

Rodearse de gente que nos apoye. Las personas que te rodean pueden tener también la misma motivación para participar en una mejoría del estilo de vida o pueden ayudar a recordarte que hay que mantener los nuevos hábitos más saludables

Evitar el perfeccionismo. Si uno se pierde una sesión de ejercicio, sucumbe a la tentación del tabaco o se come un alimento poco saludable, no hay que dejarse llevar por la desesperación, sino que hay que volver al buen camino inmediatamente con más determinación para establecer un estilo de vida cardiosaludable

Fuentes

World Heart Day

World Heart Federation




Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.