Actualidad Médica


Estudian la relación entre infección bacteriana, inflamación cerebral y enfermedad de Alzhéimer
19 de julio 2017
Los cerebros de pacientes con enfermedad de Alzhéimer presentan cambios en sus poblaciones bacterianas con respecto a los de personas libres de la enfermedad. Esto confirmaría la teoría de que la inflamación y las infecciones bacterianas estarían asociadas a la enfermedad de Alzhéimer.

Inflamación y Alzhéimer
Los científicos están comenzando a estudiar el papel que la inflamación juega en la génesis de la enfermedad de Alzhéimer. “Los cerebros con alzhéimer contienen por lo general indicios de neuroinflamación, y los investigadores consideran que esto podría ser uno de los factores impulsores de la enfermedad, que provocaría la degeneración de las neuronas cerebrales”, afirma David Emery, investigador de la Universidad de Bristol (Reino Unido) y autor del estudio, publicado en el número de junio de 2017 de Frontiers in Aging Neuroscience.

¿Cuál es el factor causante de la inflamación?
Existen algunos factores de riesgo genético en la respuesta inflamatoria, pero la infección también podría jugar un papel. “La neuroinflamación en el cerebro podría ser una respuesta a la presencia de bacterias”, afirma Emery. El cerebro se halla normalmente sellado mediante la denominada barrera hemato-encefálica, que hace muy difícil que accedan bacterias y otros elementos al cerebro. Por otra parte, algunos de dichos factores genéticos de riesgo podrían hacer que los vasos sanguíneos perdieran su capacidad de impedir la entrada de las bacterias, permitiéndoles acceder al cerebro y colonizarlo. Los investigadores analizaron si existen diferencias entre los tipos de bacterias presentes en pacientes con alzhéimer y los de pacientes con cerebros sanos. “Estudios anteriores que habían analizado las bacterias en cerebros con alzhéimer habían investigado principalmente especies concretas de bacterias,” comenta Shelley Allen-Birt, otra de las investigadoras del estudio. “Queríamos usar un método no sesgado para obtener un panorama lo más comprehensivo posible de la población bacteriana en un cerebro con alzhéimer, y comparar estos resultados con los de la población de un cerebro saludable”, señala Allen.

Diferentes poblaciones bacterianas
Los investigadores analizaron muestras de ocho cerebros con Alzhéimer y seis sanos mediante Secuenciación de Nueva Generación (conocido por las siglas inglesas NGS, Next Generation Sequencing) para detectar genes bacterianos específicos. “La tecnología NGS permite secuenciar simultáneamente millones de esas moléculas de ADN, proporcionando una visión de conjunto no sesgada de una compleja población bacteriana”, explica Allen.

Según Emery, los resultados del estudio mostraron que los cerebros con Alzhéimer contenían proporciones diferentes de bacterias específicas en comparación con los de cerebros saludables: “la comparación entre poblaciones bacterianas mostró una presencia al menos diez veces superior de actinobacterias (principalmente p. acnes) con respecto a las proteobacterias, con respecto a un cerebro sano”. Por otra parte, los científicos se sorprendieron al descubrir que parecía haber más bacterias en los cerebros con Alzhéimer: “inesperadamente, los cerebros con alzhéimer tenían una media de siete veces más secuencias [de ADN] bacteriano que las halladas en cerebros saludables,” afirma Allen. “Los cerebros sanos presentaban niveles bajos de secuencias bacterianas, lo cual se explicaría por contaminación o por los niveles bacterianos normales presentes en el torrente sanguíneo del tejido cerebral”.

Este estudio, concluyen los autores, deberá ser continuado por otros trabajos que confirmen que las bacterias cumplen un papel activo en el alzhéimer. “Necesitamos estudios cuantitativos de la presencia bacteriana en el cerebro”, afirma Allen. “Se necesitarán gran número de muestras de tejido cerebral. Otros futuros estudios también estudiarán si las bacterias también se asocian a otras enfermedades neurodegenerativas que implican neuroinflamación”.

Fuente:   Frontiers in Aging Neuroscience


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.