Actualidad Médica


Biomarcadores sintéticos para la detección precoz del cáncer de ovario
11 de abril 2017
Investigadores del MIT ensayan una nueva tecnología de medicina personalizada para la detección precoz del cáncer de ovario

La detección precoz salva vidas
En la gran mayoría de cánceres, cuanto antes se detecta, mayores son las posibilidades de supervivencia. En el caso del cáncer de ovario, no obstante, la mayoría de tumores son detectados en fases avanzadas, con lo que el porcentaje de supervivencia es muy baja.

Ingenieros del MIT (Massachusetts Institute of Technology, Instituto de Tecnología de Massachusetts) han desarrollado una tecnología que puede detectar precozmente el cáncer de ovario, pudiendo detectar tumores con nódulos de diámetro inferior a 2 mm en ensayos con ratones. En humanos, esto significaría poder detectar el tumor unos cinco meses antes de lo que es posible en la actualidad con las analíticas de sangre disponibles en la actualidad. Esta nueva tecnología emplea un “biomarcador sintético”, una nanopartícula que interactúa con las proteínas del tumor para liberar fragmentos que pueden ser detectados en una muestra de orina de la paciente. Este test genera una señal mucho más clara y fácil de identificar que los biomarcadores naturales que se hallan en muy pequeñas cantidades en el torrente sanguíneo del paciente. Cuando se detecta precozmente, la tasa de supervivencia a cinco años del cáncer de ovario es superior al 90%.

“Lo que hemos hecho es diseñar un sensor que es una 15 veces más preciso que la versión anterior, comparándolo luego con un biomarcador sanguíneo en un modelo animal de cáncer de ovario para demostrar que podíamos superarlo”, afirma la Dra. Sangeeta N. Bhatia, autora principal del estudio. Lo interesante de este nuevo enfoque es que es aplicable a otros tipos de cánceres: en el artículo publicado el 10 de abril de 2017 de Nature Biomedical Engineering, los investigadores demostraron que esta tecnología podía detectar tumores colorrectales que habían metastatizado al hígado.

Biomarcadores sintéticos
El método diseñado por el equipo dirigido por la Dra. Bathia mide la actividad de unas enzimas denominadas endoproteasas, que son generadas por los tumores para crear vasos sanguíneos e invadir tejidos circundantes a fin de que el cáncer crezca y se extienda. Para poder detectar estas enzimas, los investigadores diseñaron nanopartículas cubiertas con pequeños fragmentos de proteínas denominados péptidos que ligan con ciertas proteasas denominadas MMPs. Al ser inyectadas a un ratón, estas partículas se concentran pasivamente en el lugar del tumor. Los MMP se ligan a los péptidos y liberan pequeños fragmentos que son filtrados por los riñones y expulsados mediante la orina, pudiendo ser detectados por medio de varios métodos, incluyendo un simple test de tiras reactivas.   

Esta tecnología también ha sido probada en el hígado, pudiendo detectar tumores originados en el colon
. En humanos, el cáncer de colon se extiende con frecuencia al hígado, formando pequeños tumores que son difíciles de detectar, al igual que ocurre en el cáncer de ovario. Esta investigación es importante con vistas a validar estrategias noveles para la detección temprana del cáncer que no dependan de los biomarcadores liberados por las células cancerosas. En lugar de esto, el nuevo método “fuerza” la generación de biomarcadores artificiales en el lugar del tumor, si es que hay alguno en el organismo. Los test disponibles en la actualidad pueden detectar biomarcadores producidos por el cáncer de ovario, pero estos  no se acumulan en concentraciones lo bastante grandes como para ser detectadas hasta que los tumores no tienen aproximadamente un diámetro de 1 cm, es decir, 8-10 años después de haberse formado. Las imágenes por ultrasonido tampoco pueden detectar tumores de un tamaño inferior a un 1 cm de diámetro.

Medicina personalizada para el cáncer de ovario
Los investigadores también demostraron que su nuevo método podía detectar proteasas tumorales en microarrays de muchos tipos de células cancerosas tomadas de diversos pacientes. Esta estrategia podría ayudar a los investigadores a determinar qué péptidos usar para cada tipo de cáncer, e incluso para pacientes individuales. “Cada tumor de cada persona es diferente, y no cada tumor puede ser identificado con la misma molécula” comenta la Dra. Bathia, “Esta herramienta nos ayudará a explotar la modularidad de la tecnología y a personalizar formulaciones”. Sus estudios están investigando la posibilidad de emplear este método en otros tipos de cáncer, incluyendo cáncer de próstata, donde podría servir para distinguir tumores más agresivos de aquellos que crecen mucho más lentamente. 

Fuente:   Instituto de Tecnología de Massachusetts


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.