Actualidad Médica


Descubren nuevo factor en el tratamiento de la esquizofrenia
9 de febrero 2017
Un estudio de la facultad de medicina de la Universidad de Maryland (EE. UU) revela que ajustar los niveles de un compuesto denominado ácido quinurénico (Kynurenic acid, o KYNA, en inglés) puede tener efectos significativos sobre los trastornos de tipo esquizofrénico. El artículo ha sido publicado recientemente en la revista Biological Psychiatry.

Nuevo factor para el control de la enfermedad
Recientes estudios habían identificado el ácido quinurénico como un posible nuevo factor en el tratamiento de la esquizofrenia. Las personas con esquizofrenia tienen niveles más elevados de lo normal de ácido quinurénico en sus cerebros. Este compuesto causa un descenso de glutamato, lo cual es significativo, pues se ha demostrado que las personas con esquizofrenia tienen niveles de señalización de glutamato inferior a las personas libres de esta enfermedad. Los científicos han postulado la teoría de que esta reducción en actividad de glutamato, y por tanto los niveles de KYNA más elevados observados en pacientes, podría estar relacionado con una serie de síntomas asociados a la esquizofrenia, en especial a los trastornos de tipo cognitivo.

El autor principal del estudio, el profesor Robert Schwarcz de la Universidad de Maryland, fue el primero que identificó la presencia de KYNA en el cerebro en 1988, hace ya casi treinta años, dedicándose desde entonces a estudiar el papel de este compuesto en la esquizofrenia y en otros trastornos neuro-psiquiátricos. Para este nuevo estudio, el Dr. Schwarcz y su equipo colaboraron con investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), la Universidad de Leicester (Reino Unido) y KynuRex, una compañía biotecnológica con sede en San Francisco, EE. UU. “Este estudio”, comenta Schwarcz, “proporciona un apoyo decisivo para nuestra largamente postulada hipótesis, pues explica cómo el sistema KYNA se hace disfuncional en esquizofrenia”.

Los investigadores analizaron ratones con deficiencia en la enzima KMO, un compuesto crucial para determinar los niveles de KYNA en el cerebro. Más concretamente, unos niveles inferiores de KMO tienen como resultado niveles más elevados de KYNA. Los pacientes de esquizofrenia tienen niveles de KMO inferiores a lo normal, lo cual podría asociarse a niveles más bajos de glutamato. Los ratones con niveles más bajos de KMO tuvieron resultados inferiores en memoria contextual, y pasaron menos tiempo que un grupo de control socializándose con otros ratones. Los ratones con niveles bajos de KMO también presentaron mayores niveles de ansiedad al ser puestos en un laberinto y en otras situaciones problemáticas. Dado que tales conductas son comparables a las conductas de personas con esquizofrenia, esto sugeriría que el KMO y el KYNA podrían jugar un papel clave en la enfermedad.

Este nuevo descubrimiento tiene a su vez implicaciones para la práctica clínica. Aumentar los niveles de glutamato a gran escala tiene graves efectos secundarios, incluyendo convulsiones y muerte de células del sistema nervioso. El Dr. Schwarcz propone que la modificación de niveles de KYNA podría ajustar el glutamato con más precisión y posiblemente con menos efectos secundarios. En recientes estudios, su equipo de investigación ha demostrado que una reducción de KYNA mejora la cognición en animales con déficits cognitivos similares a los que se observan en la esquizofrenia. Debido a que es un mecanismo indirecto, no parece causar los mismos efectos secundarios que aumentar glutamato de forma directa, con lo que están investigando compuestos que pudieran provocar el mismo efecto en humanos.

Fuente:   Biological Psychiatry


Comentarios

Mafalda
2017-03-10 13:02:49
Ojala llegue algo nuevo para los esquizofrenicos, llevamos ya mucho tiempo con los antipsicoticos actuales con muy malos efectos secundarios.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.