Artículos de Medicina 21


El ébola: algunas preguntas básicas
Autor: J.R. - Revisado: 6 de agosto 2014
Según el último informe de la OMS de fecha 4 de agosto, el brote de ébola en África occidental afecta ya a 1.803 personas de las cuales han fallecido 887. El ébola es una enfermedad de tipo vírico que puede resultar mortal en un 90% de los casos. El virus causante fue identificado por primera vez en 1976 en el valle del río Ébola, en la República Democrática del Congo.

¿Qué es el ébola?
El ébola, o fiebre hemorrágica ébola, es una enfermedad viral emergente que resulta mortal en un 90% de los casos. Cuando el virus infecta a una persona, este desactiva o agota las células del sistema inmunitario que defienden nuestro organismo de infecciones. El virus ataca concretamente las células inmunitarias denominadas linfocitos CD4 y CD8 T, que cumplen un papel crucial en el funcionamiento del sistema inmunitario. El sistema inmunitario es cada vez menos capaz de autoregularse con lo que queda fuera de control y libera una “tormenta” de moléculas inflamatorias que provocan la rotura de numerosos pequeños vasos sanguíneos. Esto a su vez provoca un descenso de la tensión arterial, fallo multiorgánico y muerte. Los síntomas iniciales incluyen fiebre, cefalea, dolores articulares y musculares, irritación de garganta y sensación de debilidad. Estos son seguidos por diarrea, vómitos y dolor estomacal. En algunos casos, la enfermedad provoca hipo, irritación de la piel, enrojecimiento ocular y hemorragias internas y externas.

El virus recibió su nombre por el valle del río Ébola, situado en el norte de la República Democrática del Congo, que fue donde fue identificado por primera vez en 1976. Los brotes de que se tiene constancia hasta ahora han tenido lugar en la República Democrática del Congo (conocida como Zaire hasta 1997), Gabón, Sudán, costa de Marfil, Etiopía, Uganda y la República del Congo. El brote de 2014 ha tenido lugar en la costa occidental de África: Guinea, Sierra Leona y Liberia.

¿Cómo se transmite?
Cuando una persona se infecta, la enfermedad se transmite de persona a persona por medio de contacto con la sangre, saliva o otros fluidos corporales del enfermo. En los países en los que se han declarado brotes de ébola, la enfermedad suele transmitirse en hospitales, entre el personal sanitario que tienen contacto con los pacientes y no portan vestidos o máscaras protectoras. La reutilización de agujas hipodérmicas contaminadas también puede transmitir la enfermedad. No obstante, todavía se desconoce cuál es el animal “huésped” preferente del virus. Algunos estudios han demostrado que los murciélagos pueden infectarse con el virus sin desarrollar la enfermedad, de ahí que se especule que estos puedan ser el huésped natural del virus.

Los humanos no son el anfitrión natural del virus: se cree que el caso cero o primera persona infectada en cada brote se contagia por contacto con un animal portador del virus. Se han informado de las siguientes especies infectadas con el virus: antílopes y principalmente primates (gorilas, chimpancés y macacos). Perros y cerdos también pueden portar el virus. Los perros pueden no presentar síntomas, pero los cerdos tienden a desarrollar la enfermedad.

¿Existe cura?
No existe cura conocida. Los enfermos de ébola reciben cuidados paliativos: impedir su deshidratación, mantener presión sanguínea y niveles de oxígeno, y tratar infecciones oportunistas. No obstante, la CNN informó el pasado 4 de agosto que dos misioneros estadounidenses infectados con ébola fueron probablemente salvados por un suero experimental denominado Zmapp. Hasta ahora había sido probado con éxito en simios, pero es la primera vez que se prueba en humanos.

¿Puede salir de África la infección?
Aunque el CDC reconoce que existe la posibilidad de que una persona infectada por el ébola en África suba a un avión y llegue a otro continente, Europa, Asia, América, también afirma que las posibilidades de que el virus se contagie a otros pasajeros durante el vuelo son bajas. El virus del ébola se transmite por contacto directo con la sangre o secreciones o fluidos corporales del enfermo, o por contacto indirecto (como agujas u otros objetos contaminados con dichos fluidos). No obstante, el pasado 31 de julio el CDC emitió una advertencia de nivel 3 aconsejando evitar viajes a Guinea, Liberia y Sierra Leona si no es estrictamente imprescindible.

¿Alguna vez se han dado casos de ébola fuera de África?
Se han dado en el pasado brotes de ébola y virus relacionados fuera de África, principalmente entre científicos o veterinarios que trabajaban con animales portadores del virus.

En 1989, se descubrió en Reston, EE.UU., una cepa no letal del virus ébola que fue denominada Reston Virus o RESTV. El virus, no obstante, resultaba mortal para los macacos portadores. Este brote despertó la atención de los medios debido a la proximidad de Reston a la zona metropolitana de del Distrito Federal de Washington y a la estrecha similitud del virus Reston con el mortífero virus ébola. De hecho, durante los años 90 del siglo pasado el ébola salió de las páginas de la literatura médica y llegó a la cultura popular en forma de libros divulgativos (Zona Caliente del periodista Richard Preston, 1994), novelas (Órdenes ejecutivas, Tom Clancy, 1996) o incluso una película, Estallido (Outbreak) de 1995, en el que el virus causante de la infección, el “Motaba” está claramente inspirado en el virus del ébola (Los derechos para hacer una película basada en el libro de Preston los tenía un estudio competidor, de ahí que se inventasen otro virus. “Motaba” es el nombre de otro río congoleño).

En los años 60 hubo un pequeño brote en Alemania y Yugoslavia del virus Marburg, relacionado con el ébola (también pertenece a los filoviridae) cuando los trabajadores de la principal fábrica de Magdeburgo quedaron expuestos accidentalmente a tejidos extraídos de mono verde común (Chlorocebus aethiops) contaminados con el virus. En conjunto hubo 31 infectados, de los cuales fallecieron 7. El virus Marburg (MARV) es muy agresivo contra los humanos y otras especies de primates, a los que provoca fiebre hemorrágica. Es considerado un patógeno de riesgo 4 por la OMS y agente bioterrorista de categoría A por el CDC (Centro para Control de Enfermedades) de EE.UU.



Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.