Artículos de Medicina 21


Celiaquía
2 de noviembre 2006
La celiaquía es una enfermedad digestiva crónica que produce una inflamación o irritación del intestino delgado y causa dificultad para la absorción de los nutrientes de la dieta

Con frecuencia los pacientes con celiaquía tienen familiares con la enfermedad. La inflamación del intestino comienza cuando un paciente con celiaquía empieza a comer alimentos que contienen gluten.

Gluten
es el nombre que reciben ciertos tipos de proteínas que se encuentran en el trigo, la cebada, el centeno y otros cereales relacionados. Si bien la avena se considera no tóxica para las personas con celiaquía, debido a la elevada posibilidad de contaminación con cereales con gluten, tampoco se recomienda la avena para los pacientes con la enfermedad.

Cuando los alimentos que contienen gluten llegan al intestino delgado, el sistema inmunitario reacciones contra el gluten, produciendo una reacción inflamatoria en la pared del intestino. El intestino delgado se encuentra recubierto por millones de vellosidades, unas proyecciones de la mucosa intestinal, parecidas a pequeños dedos, que sirven para aumentar el área de superficie por la que el intestino absorbe los nutrientes de los alimentos. La inflamación producida por la celiaquía lesiona temporalmente las vellosidades intestinales, reduciéndose así la absorción de los nutrientes.

Cuando se elimina el gluten de la dieta se reduce la inflamación y el intestino comienza a curarse. La edad a la que el paciente desarrolla los síntomas de la celiaquía varía de un paciente a otro, dependiendo del momento de su primer contacto con las proteínas del gluten.


Frecuencia de la celiaquía

Aproximadamente 1 de cada 250 personas puede padecer celiaquía, si bien solo 1 de cada 10 personas con celiaquía están bien diagnosticados y son conscientes de que padecen la enfermedad. Algunos de estos pacientes sufren formas leves de la enfermedad y pueden incluso no tener síntomas o ser solamente mínimos. Se estima que en España puede haber hasta 150.000 personas con celiaquía, y entre 3 y 5 millones en todo el mundo.

La celiaquía es más frecuente en la raza blanca. Aunque los niños pueden padecer la enfermedad suele diagnosticarse más frecuentemente en la edad adulta, incluso a los 70 u 80 años de edad. Las mujeres padecen la enfermedad con mayor frecuencia que los hombres.


Síntomas


Los signos y los síntomas de la enfermedad van a depender de la extensión y la intensidad de la inflamación del intestino. Los pacientes con inflamación leve pueden no tener síntomas o ser mínimos, mientras que otros pacientes con inflamación más severa tienen síntomas que pueden ser lo suficientemente graves como para consultar al médico.

Más raramente algunos pacientes no tienen síntoma alguno aunque se intestino muestre una inflamación intensa. Los síntomas más comunes de la celiaquía son:

Dolores abdominales
Meteorismo y flatulencia
Diarrea
Heces que pueden flotar o tener muy mal olor
Menor crecimiento o poco aumento de peso en los niños
Anemia

Otros síntomas menos específicos son:

Debilidad
Fatiga
Niveles bajos de vitaminas y minerales: hierro, calcio, folato
Dolores óseos y articulares
Osteoporosis
Erupción cutánea crónica

Diagnóstico de la enfermedad
Es importante señalar que la mayoría de pacientes con dolor abdominal, gases o diarrea no tienen celiaquía. Antes de realizar los análisis de sangre y la endoscopia para confirmar el diagnóstico hay que tener una sospecha clara de la enfermedad como causa de los síntomas.

Si se sospecha la posibilidad de la celiaquía, aunque no parezca muy probable, suele ser suficiente con los análisis de sangre. Si estos son normales no hay que hacer ninguna otra prueba diagnóstica.

Si la sospecha de celiaquía es grande, puede ser necesaria la endoscopia y una biopsia.

Todas estas pruebas hay que realizarlas mientras el paciente lleva una dieta normal que contenga gluten, ya que si lleva una dieta sin gluten puede haber resultados falsos negativos.

Análisis de sangre
Pueden emplearse análisis de sangre de anticuerpos específicos para el diagnóstico de la celiaquía. Los dos tipos de anticuerpos más frecuentemente empleados son los Antiendomisio y los Antitransglutaminasa tisular.

Otros anticuerpos como los Antigliadina no son tan precisos puesto que pueden ser anormales en pacientes sin celiaquía o con otras enfermedades digestivas.

Las pruebas de alergia no detectan la enfermedad.

Los análisis de la saliva o las heces no son buenos sustitutos de los análisis de sangre para la celiaquía.

Endoscopia
El establecimiento de un diagnóstico firme de celiaquía requiere la toma de una muestra de tejido de la mucosa del intestino delgado en una biopsia realizada mediante endoscopia digestiva alta y su estudio al microscopio.


Tratamiento: Dieta sin Gluten

El tratamiento de la celiaquía se basa en evitar la ingesta de alimentos que contengan gluten, ya que es el gluten el que causa la inflamación del intestino delgado. Al suprimirlo de la dieta, el intestino se cura y su función vuelve a la normalidad. No suele ser necesario emplear medicación para tratar la celiaquía, excepto en algunos pacientes que no responden a la dieta sin gluten.

Dieta sin gluten
Los siguientes cereales contienen gluten y están totalmente prohibidos:

Trigo
Centeno
Cebada
Avena

Suelen contener gluten los siguientes alimentos:

Pan y bollería
Caldo
Rebozados
Hostias de comunión
Cuscurros
Pasta
Sucedáneo de beicon
Sucedáneo de marisco
Salsa marinada
Carnes enlatadas
Salsas preparadas
Rellenos


La dieta sin gluten requiere algunos cambios en el estilo de vida. La clave está en convertirse en un lector constante de las etiquetas de los productos alimentarios. Si el alimento contiene ingredientes dudosos, lo mejor es evitarlo y sustituirlo por otro del que se tenga la seguridad de que no contiene gluten.

Ingredientes dudosos:

Almidón modificado
Proteínas vegetales hidrolizadas
Proteínas de plantas hidrolizadas
Vinagre de malta
Salsa de soja
Jarabe de arroz negro
Dextrina
Proteína vegetal texturaza
Goma vegetal


También hay que tener cuidado con algunas medicinas que pueden contener gluten entre sus excipientes.

Alimentos permitidos:

Arroz
Maíz
Soja
Patata
Tapioca
Judías
Sorgo
Quinoa
Mijo
Alforfón
Harina de nuez


¿Cuánto tiene que durar la dieta sin gluten?

Una vez establecido el diagnóstico de celiaquía, los pacientes necesitan mantener la dieta sin gluten para toda la vida. Si bien al principio puede parecer difícil, en general los pacientes se adaptan muy bien con el tiempo.

Los pacientes con celiaquía que no mantienen una dieta sin gluten normalmente siguen teniendo síntomas como dolor abdominal, meteorismo, flatulencias y diarrea. Estos pacientes también tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones de la celiaquía como cáncer de intestino delgado o estrechamiento del intestino debido a la inflamación.

Otras complicaciones de la celiaquía que pueden evitarse siguiendo estrictamente una dieta sin gluten son la debilidad y la fatiga, el déficit de desarrollo en niños, la disminución de la talla en la edad adulta, osteoporosis, dolores óseos y articulares, disminución de la fertilidad, cáncer de esófago, linfoma y neuropatía.


Tratamiento complementario de la celiaquía

El tratamiento específico de la celiaquía es la dieta sin gluten. Sin embargo, en ocasiones pueden ser necesarios suplementos de vitaminas y minerales.

Mucho más raramente suele ser necesario otras medicaciones como corticoides u otros fármacos que supriman la respuesta del sistema inmunitario, que suelen reservarse exclusivamente para los casos más graves.




Comentarios

Soledad
2010-05-25 06:54:43
Tengo resultado de biopsia de endoscopía que dice: Diagnóstico: patron vellositario conservado, que significa??

Maria Eugenia
2009-07-03 06:11:32
Tengo un diagnostico de una biopsia que dice:_ Patron vellositario conservado. Quisera saber si esto indica celiaquia


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.