Artículos de Medicina 21


Cómo se trata la EPOC
Autor: Dra. Mercè Piera - Revisado: 20 de noviembre 2013
El 20 de noviembre se conmemora el día mundial de la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). La EPOC es una enfermedad pulmonar que puede llegar a ser mortal. También conocida como “tos del fumador” es una enfermedad crónica incurable, aunque el tratamiento puede ralentizar la progresión de la enfermedad, cuya causa principal es el consumo de tabaco o el tabaquismo secundario. El abandono del tabaco es esencial en el tratamiento de la EPOC

El tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) EPOC tiene tres grandes objetivos:
- Frenar la progresión de la enfermedad a través del abandono del consumo de tabaco. El tabaco es la principal causa de EPOC.
- Mejorar los síntomas mediante fármacos y rehabilitación respiratoria.
- Prevenir y tratar las complicaciones mediante la administración de antibióticos, vacunas y oxígeno.
Deshabituación del tabaco
El abandono del consumo de tabaco es la única medida que puede impedir la progresión de la enfermedad, por lo que constituye una prioridad en el tratamiento de la EPOC. El elemento más importante para dejar de fumar es la voluntad del propio paciente. Sin embargo, existen diversos tipos de tratamientos que pueden ayudar a conseguir la deshabituación tabáquica: la terapia psicológica, la terapia sustitutiva con nicotina (se administra nicotina en forma de chicles, de parches adhesivos que se pegan a la piel, de nebulizadores o de inhaladores) y la terapia con un fármaco denominado Bupropion. La aplicación de uno u otro depende del grado de dependencia de cada individuo.

Fármacos que se utilizan en el tratamiento de la EPOC
Broncodilatadores: su acción fundamental consiste en reducir la obstrucción de los bronquios relajando la musculatura bronquial. Son los fármacos que se utilizan habitualmente para mejorar los síntomas de la EPOC. Existen tres clases de fármacos broncodilatadores: 

- Fármacos simpaticomiméticos: Se administran por vía inhalatoria.
- Fármacos anticolinérgicos: También se administran mediante un inhalador.
- Teofilinas: Se administran por vía oral. Su uso se reserva para los casos en que persiste la sintomatología con la utilización de broncodilatadores inhalados, ya que las teofilinas no están exentas de efectos secundarios y deben realizarse análisis para controlar la concentración que alcanza el fármaco en la sangre y ajustar las que el paciente debe tomar
Si es necesario, se utilizan distintos tipos de broncodilatadores en combinación.

Antiinflamatorios corticoesteroides: se utilizan para disminuir la inflamación de los bronquios en los casos en que el tratamiento broncodilatador no es suficiente o durante las reagudizaciones. Mucolíticos: son fármacos que fluidifican el esputo y facilitan su expulsión. La correcta hidratación mediante una ingesta adecuada de líquidos es muy importante para fluidificar el esputo y favorecer su expulsión.

Rehabilitación respiratoria
Cuando la EPOC está avanzada, aparece dísnea (dificultad respiratoria con sensación de falta de aire) al realizar pequeños esfuerzos. La disnea limita la capacidad de ejercicio del paciente, el cual permanece sedentario. Esta falta de ejercicio hace que el sistema cardiovascular se adapte menos al esfuerzo y que se debilite la musculatura, lo cual dificulta aún más la realización de actividades físicas. De esta forma, se cierra un círculo vicioso y se deteriora la calidad de vida del paciente, debido a lo cual suele aparece ansiedad, depresión y aislamiento del entorno.

El objetivo de la rehabilitación respiratoria es mejorar la función respiratoria y la tolerancia al ejercicio y disminuir el número de ingresos hospitalarios. En definitiva, su objetivo es mejorar la calidad de vida. Esto se consigue realizando diariamente ejercicios simples como andar, subir escaleras, nadar o pedalear en una bicicleta estática. Además, es recomendable realizar ejercicios con las extremidades superiores, ya que así mejora la dificultad respiratoria. También se enseñan al paciente técnicas para facilitar la expulsión de las secreciones bronquiales.
La rehabilitación incluye una nutrición adecuada y apoyo psicológico en los casos en que existe depresión y ansiedad.

Prevención y tratamiento de las complicaciones
Antibióticos: suelen administrarse durante las reagudizaciones, ya que la mayoría están causadas por infecciones respiratorias. 

Vacunas: los pacientes afectos de EPOC deben vacunarse cada otoño contra la gripe.

Oxigenoterapia: la administración de oxígeno está indicada en pacientes que han desarrollado insuficiencia respiratoria crónica importante. Existen diversos dispositivos que permiten su administración en el propio domicilio del paciente. El abandono del consumo de tabaco y la oxigenoterapia son las dos únicas medidas que alargan la supervivencia en los pacientes afectos de EPOC.

EPOC y trasplante pulmonar
Existe la posibilidad de realizar un trasplante pulmonar a aquellos pacientes con enfermedad avanzada, para los que no existe otra posibilidad de tratamiento y que se prevé que fallecerán en el plazo de dos o tres años. El paciente no debe ser mayor de 65 años si está previsto realizar el trasplante de un solo pulmón, y no debe ser mayor de 60 años si está previsto realizar el trasplante de los dos pulmones.



Comentarios

ruben
2014-10-10 06:29:16
el epoc no mata a nadie amigos hay que dejar de fumarrr y cuidarcee no hagan caso a los boludos


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.