Actualidad Médica


Nuevo efecto beneficioso de la dieta mediterránea
5 de enero 2017
A medida que envejecemos, nuestro cerebro pierde volumen, lo cual se asocia a pérdida de capacidades cognitivas. Los efectos saludables de la dieta mediterránea ayudan a prevenir este fenómeno, según un estudio de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido).

La dieta mediterránea previene la atrofia cerebral
La dieta mediterránea, basada en frutas y verduras, granos integrales, aceite de oliva y cantidades moderadas de pescado, carne, lácteos y vino, tiene numerosos efectos beneficiosos: preserva nuestra salud cardiovascular, ayuda al tratamiento de la artritis reumatoide, preserva la salud renal, previene el riesgo de diabetes tipo 2 y obesidad, y contribuye a la pérdida de peso, entre otras muchos.

Un nuevo estudio publicado por la revista Neurology sugiere que la dieta mediterránea previene la pérdida de volumen cerebral asociada al envejecimiento. Esta pérdida de volumen se asocia a su vez a problemas de aprendizaje y memoria. Los autores del estudio, de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) examinaron los efectos de la dieta mediterránea en los siguientes parámetros: volumen total cerebral, volumen de materia gris, y espesor de la corteza cerebral. El estudio analizó a 967 personas de 73 años de edad durante un período de tres años. Ninguna de estas personas tenía demencia senil. Los 967 participantes respondieron a una serie de cuestionarios sobre sus hábitos alimentarios, y se les sometió a resonancias magnéticas al inicio y al final del estudio a fin de medir su volumen cerebral, volumen de materia gris y espesor de la corteza cerebral. De las 967 personas participantes, un total de 401 fueron sometidas a una segunda resonancia a la edad de 76 años.

Los resultados del estudio revelaron una asociación entre adherencia a la dieta mediterránea y menor pérdida de volumen cerebral. Los participantes que no siguieron la dieta de forma estricta tenían más posibilidades de desarrollar atrofia cerebral al cabo de tres años. Los participantes que no seguían la dieta de forma estricta tenían una reducción del volumen cerebral superior (0,5% más) con respecto a las personas que seguían la dieta mediterránea. Una reducción de volumen de 0,5% es la mitad de lo que se considera normal por un proceso de envejecimiento.

Los investigadores ajustaron los datos en base a diversas variables que podrían haber influido en la reducción cerebral tales como edad, estudios, y otras patologías como diabetes o hipertensión. El estudio no halló ninguna asociación entre dieta y volumen de materia gris o espesor de la corteza cerebral. Por otra parte, tampoco se halló una relación entre consumo de pescado y carne y cambios en el volumen cerebral. Eso sugeriría que la asociación entre dieta mediterránea y menor reducción de volumen se debería a otro componente de la dieta, por separado o en combinación.

Fuente:   American Academy of Neurology


Comentarios

No se encontraron resultados.

Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.