Actualidad Médica


Síntomas del embarazo
20 de diciembre 2016
Los primeros síntomas del embarazo son cambios físicos comunes a todas las personas y que no siempre indican que haya un embarazo. En caso de sospecha de embarazo, la solución para salir de dudas es realizar una prueba.

Ausencia de regla. La ausencia de regla (amenorrea) suele ser el primer síntoma del embarazo. En las mujeres con ciclos regulares, un retraso de una semana puede indicar un embarazo. En mujeres con ciclos irregulares, es más difícil de determinar si hay un embarazo. Por otra parte, incluso en mujeres con ciclos regulares, en ocasiones la menstruación puede retrasarse o no presentarse un mes, normalmente después de un viaje, una situación de nervios o estrés, una pérdida repentina de peso, una enfermedad, entre otras causas. Existen situaciones especiales en las que las que es natural que la mujer no tenga la regla. Por tanto, su ausencia se considera normal y el embarazo puede pasar desapercibido: es el caso de las niñas o adolescentes jóvenes, madres que dan el pecho, o mujeres en sus primeros meses de menopausia. También se dan casos (bastante raros) en los que la regla continua a pesar de haber un embarazo. En estos casos, la regla es más superficial y corta.

Náuseas y vómitos. Son signos muy comunes de embarazo y aparecen principalmente por la mañana al despertarse o después de desayunar, pero pueden ocurrir durante todo el día. Las náuseas y vómitos son provocados por los cambios hormonales que se asocian a la implantación del ovocito en el útero. Para aliviar estos síntomas es mejor comer poco y a menudo, de manera que el estómago esté siempre ocupado, pero nunca saturado.

Dolor similar a las molestias premenstruales. Es frecuente que las mujeres recién embarazadas tengan síntomas parecidos a las molestias de la menstruación. Ocurre normalmente durante las primeras semanas de embarazo, incluso antes de que se confirme el embarazo, por lo que lo interpreta como que la menstruación está por llegar. No hay que confundirlo con otros dolores abdominales que pueden surgir en fases más avanzadas del embarazo. 

Hinchazón y dolor en los pechos. Esta se debe a que los cambios hormonales provocan cambios en las mamas, preparándolas para la lactancia. Estos dolores y/o hinchazón tienden a desaparecer, aunque en algunos embarazos pueden persistir durante el segundo y el tercer trimestre de embarazo.

Orina más frecuente. En las primeras semanas de embarazo, el útero comienza a crecer, comprimiendo la vejiga con lo que esta no puede llenarse por completo de orina, aumentando la sensación de ganas de orinar. Durante este período es importante que la madre aumente su higiene íntima para evitar posibles infecciones de orina. Pasadas las primeras semanas, el útero crece hacia arriba, ocupando el resto de la pelvis y liberando la vejiga. Durante los últimos meses de embarazo las ganas de orinar volverán con más frecuencia.

Cansancio y sueño. Pueden ser unos de los primeros signos de embarazo de la madre. En las primeras semanas de embarazo la madre puede sentirse muy cansada y con ganas de dormir a lo largo del día. En estos casos lo mejor descansar siempre que sea posible. Este estado suele remitir a las pocas semanas pero a veces persiste una sensación continua durante todo el embarazo; en este caso el médico debe descartar la existencia de una anemia o de hipersomnia (sueño o somnolencia excesiva durante el día).

Cambio en el gusto y en el olfato. Los cambios hormonales en el cuerpo de la mujer embarazada pueden alterar las percepciones del gusto y olfato. Es normal que la mujer embarazada se antoje de ciertos alimentos que habitualmente no come o, por el contrario, rechace otros, ya que la percepción los mismos es más intensa.

Mareos y desmayos. Los cambios hormonales del embarazo producen que los órganos de nuestro cuerpo se alteren, entre ellos el corazón y el cerebro, que son los principales responsables de los mareos y desmayos. Los estrógenos y progesterona hacen que el flujo de sangre sea más lento y aumente hacia el útero con lo que es más fácil que se produzcan síncopes, es decir, que no llegue suficiente sangre al cerebro durante unos instantes, provocando mareos y desmayos. Para prevenir los desmayos lo mejor es sentarse con los pies en alto cuando se notan los primeros síntomas.



Comentarios

Daniela
2016-12-29 08:52:29
Muy buenos días. Una pregunta, yo me cuido con la inyección mensual... en septiembre tuve relaciones y esa persona eyaculó a dentro... siempre me pongo mi inyección mensual pero desde ese día que tuve relaciones no me viene la menstruación. Me hice la prueba y salió negativa. Después pasaron dos meses y volví a tener relaciones pero esa persona se eyaculó a fuera. ¿Será que si dejo la inyección en este momento, quedo en embarazo? Y hace tres meses que no me baja la menstruación.


Añadir Comentario

* Este es un espacio de participación entre lectores. Las preguntas no tienen por qué ser respondidas por los expertos obligatoriamente.